un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

ARAGÓN EN EL MUSEO ARQUEOLÓGIO NACIONAL (MADRID)


Ya dentro de las salas dedicadas al mudéjar, los elementos aragoneses los podemos ver todos en la primera de ellas. Llama enseguida la atención nada más entrar, sobre todo por su tamaño, la portada de la desaparecida iglesia de San Pedro de Daroca. Ubicada en la plaza de su mismo nombre, era un templo mudéjar de finales del siglo XII o principios del XIII con una torre octogonal, probablemente levantada en el XVI, que fue derribada antes de 1844, momento en que de la arruinada iglesia todavía se conservaban algunos restos, entre ellos los dos ábsides y la portada con su puerta de madera.

1 2

La portada en forma de arco de herradura albergaba el doble batiente de la puerta, considerada como una obra maestra de la carpintería mudéjar. Obra del mismo siglo XIII, mide 4,20 m. de alto por 2,55 m. de ancho, y a pesar del deterioro de su parte baja, todavía es perfectamente visible su espléndida decoración, tanto en madera como pintada. Destaca la composición en forma de arco de herradura a base de listones de madera entrecruzados que generan formas de rombos, zig-zag y dientes de sierra., todo acompañado de abundantes clavos de cabeza semiesférica. La decoración pintada se concentra en los laterales y esquinas superiores en forma de estilizados motivos vegetales, florales y estrellados, acompañados también de claveteado en forma circular.

3 4 5

No podía faltar en esta exposición algún elemento de la techumbre de la Catedral de Santa María de Mediavilla de Teruel, y así podemos ver dos tabicas en las que están representados una mudéjar con un cántaro sobre la cabeza y un judío, una chela o tabica cuadrada con un motivo de roseta y un can en forma de cabeza femenina con barboquejo, probablemente elementos correspondientes al desaparecido tramo de los pies.

6 7 8

 

 
Página de inicio