un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

ERMITA DE LA VIRGEN DE CONSTANTÍN (PURUJOSA)


Además de su reconocimiento como el pueblo más pequeño del mundo con semáforo, Purojosa es conocida por su ermita de la Virgen de Constantín en cuyo edificio anexo vive desde hace más de una década Francisco, un sacerdote que eligió este apartado lugar como lugar de retiro para llevar una vida de meditación y soledad.

Se llega a la ermita por un camino, tallado en la roca en algunos tramos, que bordea la pared del barranco de la Virgen sobre la que se asienta el pueblo. Según la tradición, la imagen de la Virgen fue hallada en el interior de una cueva, por lo que su primera advocación fue la de Virgen de la Cueva. La actual es fruto de una leyenda que habla de la visita al lugar en el siglo IV del emperador Constantino el Grande, que se erigió en protector de la ermita y dio una generosa limosna para su reconstrucción.

1 2

La ermita es un edificio de pequeñas proporciones embutido en la roca, que al igual que la iglesia de El Salvador, fue ampliamente remodelado en el siglo XVI. El conjunto consta del templo y de la vivienda del ermitaño adosada a su lado derecho con acceso independiente.

A través de una sencilla portada en arco de medio punto se accede al interior, que presenta nave única de tres tramos separados por sendos arcos fajones, cabecera recta y coro alto a los pies.

3 4

Los dos tramos de los extremos se cubren con bóveda de cañón, y únicamente el central, de planta cuadrada, lo hace con bóveda de crucería estrellada. También, sólo el primer fajón se ornamenta, en este caso con casetones con cabezas de querubines en su interior.

En la parte alta de la cabecera, oculto por el retablo mayor, abre un óculo, cegado, con decoración calada a base de cuatro círculos intercalados con otras tantas alargadas formas que parecen hojas.

6 7

Al igual que en la parroquial de El Salvador, también aquí se levanta en el tramo de los pies un pequeño coro, en este caso sobre arco rebajado, que cierra con antepecho con yeserías caladas similares a las de aquél, aunque de factura más tosca. Son seis los paneles, cegados igual que en la iglesia los dos de los extremos, y con motivos calados de cierta inspiración mudéjar los cuatro centrales.

Los dos laterales desarrollan el mismo motivo a base de pequeños círculos en el centro y lágrimas alrededor. Los dos centrales comparten composición, en forma de círculo central con lagrimas y círculos más pequeños en los lados superior e inferior. En el círculo central se inscribe una cruz patada, que en el panel de la derecha va acompañada de otro círculo más pequeño.

9 10 11

La imagen de Nuestra Señora de Constantín es una talla en madera policromada románica que se data en el siglo XIII. Como es habitual en la época la Virgen se representa como Sedes Sapientiae, o Virgen trono. Maria, que viste túnica, manto y velo, porta en la mano derecha una granada. El Niño, sentado sobre su rodilla izquierda, sostiene en su regazo con la mano de ese mismo lado la bola del orbe. La última restauración ha devuelto a la imagen su aspecto y policromía originales.

 

 
Mapa interactivo de la Comarca del Aranda
 
Página de inicio