un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

CONVENTO DE NUESTRA SEÑORA DE LA CONSOLACIÓN (GOTOR)


El convento dominico de Nuestra Señora de la Consolación de Gotor fue fundado en 1522 bajo el mecenazgo de Don Jaime Martínez de Luna, barón de Illueca y Arándiga, parece ser que con la idea de controlar a la población mudéjar, que eran mayoría en el lugar, tras la conversión forzosa. La Guerra de la Independencia marcó el inicio de su declive; tras abandonarlo los frailes por el decreto de José I que suprimía las órdenes religiosas, a su vuelta en 1814 lo encontraron sin muebles, sin puertas ni ventanas. Pocos años después se volvería a abandonar definitivamente como consecuencia del decreto de 1835 según el cual se establecía la supresión de monasterios y conventos que no alcanzasen el número de doce miembros profesos; el de Gotor contaba entonces con tres sacerdotes y dos hermanos.

En 1843 las dependencias conventuales fueron cedidas gratuitamente al Ayuntamiento que las había solicitado para instalar en ellas las escuelas y la parroquia. Desde esta fecha, excepto el flanco sur del conjunto que se ha utilizado como escuela y viviendas, el resto se ha ido degradando progresivamente. Los trabajos de recuperación del edificio llevados a cabo en los últimos años han permitido consolidar los restos que han sobrevivido del claustro y refectorio a la par que se han instalado en el lugar una escuela-taller, un alberge rural con servicio de bar-restaurante y un Centro de Interpretación donde se explican las investigaciones y trabajos que se van desarrollando y que intentan devolver la vida a este interesante conjunto monumental que bien merece una visita.

2 3

La iglesia conventual se ubica en el ala oeste del edificio. De grandes proporciones, presenta nave única de tres tramos con cabecera recta, crucero y capillas laterales entre los contrafuertes. Aunque según se dice en la construcción del convento se quiso huir de lo mudéjar en lo constructivo, y así queda reflejado en las dependencias conventuales, no sucedió lo mismo en lo decorativo, aplicándose en diferentes partes de la iglesia yeserías con motivo de lazo mudéjares. De manera incomprensible no figura en el catálogo de edificios con yeserías mudéjares, algo que debería de subsanarse, ya que en el mismo sí que se incluyen otros espacios con menos superficie y variedad de la aquí existente.

El primero de estos motivos lo encontramos en el intradós del amplio arco de medio punto que cobija la portada de acceso al interior. Aunque solamente resta un pequeño paño en el lado izquierdo se aprecia claramente el motivo más utilizado en este tipo de decoraciones, debido sobre todo a su sencillez: un lado de cuatro octogonal que alterna estrellas de ocho puntas con cruces de brazos apuntados.

4 5

El interior de la iglesia es un verdadero “poema”: se han derrumbado las bóvedas de luneto que cubrían los tres tramos de la nave y los arcos fajones subsisten porque se han apuntalado, al igual que la cúpula del crucero que, a pesar de ello, comienza a perder por desprendimiento parte de las yeserías que la cubren.

6 7

La cabecera se cubre, como la nave, con bóveda de lunetos que se decora con un motivo que parte de una malla de cuadrados que se interseccionan en sus respectivos ángulos generando mallas de cuadrados de diferentes escalas; por la intersección de los cuadrados en sus cuatro esquinas se produce un espacio cruciforme en el centro de cada cuadrado mayor y un espacio cuadrado en las intersecciones y en los espacios que quedan entre los cuatro cuadrados mayores que se interseccionan.

8 9

De las yeserías que cubren la cúpula del crucero apenas si se aprecia su desarrollo debido al “bosque” de andamios que se han montado para evitar su derrumbe, aunque sí se ve que se trata de un motivo de entrelazo.

10 11

Los arcos torales de separación del crucero con el presbiterio y la nave se cubren con el motivo de lazo de cuatro octogonal visto en el arco de entrada.

Los brazos del crucero y los arcos de separación con la cúpula desarrollan motivos circulares. En las bóvedas una combinación de círculos mayores intercalados con otros menores que cada cuatro forman una estrella de ocho con los lados cóncavos.

13 14

El motivo del intradós de los arcos es del tipo denominado de círculos anudados y está formado a base de líneas curvas con dos nudos sin cerrar por cada círculo. La cenefa se forma por la combinación de dos líneas de círculos anudados interseccionados, desplazada una sobre otra. En los espacios centrales resultantes se aplican relieves circulares alternando con otros en forma de pequeñas estrellas de ocho puntas.

Por último, las yeserías que decoran el centro de las bóvedas de las capillas laterales del primer tramo de la nave, combinan espacios octogonales con otros hexagonales y cruciformes.

16 17

 

 
Mapa interactivo de la Comarca del Aranda
 
Página de inicio