un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

MADRID (MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL)


Alicer procedente de Toledo, fechable entre los siglos XIV-XV, de 205 cm de longitud y 31 cm de altura, que presenta decoración tallada y policromada en su cara frontal en forma de cuatro arcos angrelados y la mitad de otro, formados por una triple cinta. Apenas son visibles los escudos heráldicos que encierran estos arcos, así como la decoración de tipo vegetal que cubre las albanegas.

2 3

Los dos siguientes aliceres proceden del Convento de las Concepcionistas de León, fundado por doña Leonor de Quiñones hacia 1515 sobre el que fuera su primitivo palacio, heredado de su madre Juana Enríquez, casada con don Diego Fernández de Quiñones, primer Conde de Luna. Obra de finales del siglo XV, ambos tienen las mismas medidas: 140 cm de largo por 32 cm de alto, y presentan decoración pintada

El primero lleva decoración vegetal de rosáceas enmarcadas por cintas; en el centro escudo de Castilla y León inscrito en un círculo polilobulado.

5 6

El segundo de los aliceres presenta decoración vegetal de cardinas enmarcada por una cenefa de perlas, al igual que el escudo mixtilíneo central que cobija un escudo de armas con campo ajedrezado, alusivo a la familia Quiñones.

8 9

El siguiente alicer, y los tres que se describen en las dos páginas siguientes (12 y 13) proceden de las estancias del castillo de Curiel de Duero (Valladolid). Datados en el siglo XIV, todos presentan decoración pintada al temple sobre tabla de pino, con figuras y escenas inscritas en arquillos mixtilíneos formados por una cinta de perlas entrelargas y  blancas sobre fondo negro, que se enrosca en la clave de cada arquillo de tal manera que su prolongación sirve de límite a la parte superior de la tabla, de la misma manera que en la inferior. Las enjutas van decoradas con motivos vegetales y florales.

Este primer alicer tiene 216 cm de longitud por 33 cm de ancho y lleva cuatro arquillos. En el primero de la izquierda, sobre fondo rojo, se representa una pareja entre dos arbustos de tres hojas y uno en medio de las dos figuras. En el segundo, sobre fondo negro, un jinete montado en un caballo blanco introduce un rejón por las fauces de un jabalí de color verde que se abalanza sobre la montura.

11 12

En el tercer arquillo, sobre fondo rojo y entre dos arbustos, un caballero a pie lucha, portando la espada en la mano izquierda, con un dragón o animal fantástico que va en huida. En el cuarto arquillo, sobre fondo negro, y también entre dos arbustos aunque dispuestos de manera distinta a los arquillos primero y tercero, se representa la lucha de un salvaje barbado y con grandes melenas que esgrime un rejón en la mano derecha, y un monstruo con la parte posterior del cuerpo de cuadrúpedo y la anterior de una dama con túnica roja que lleva otro rejón y se defiende con un paño rojo.

13 14

La decoración vegetal de las enjutas se adornan con grandes hojas de dibujos y movimiento genuinamente granadinos, rojas sobre fondo oscuro todas las del extremo izquierdo, grises sobre fondo rojo las del derecho, y por mitad en el sentido de su altura en las demás enjutas, unas rojas sobre fondo oscuro y las otras grises sobre fondo rojo, fileteadas de blanco y negro. Esta decoración se repite en el resto de aliceres, excepto en el primero de la página siguiente, donde parece ser que se ha perdido.

 

 
Página de inicio