un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

MADRID (MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL)


En la sala 26 se expone una silla de caderas de doble tijera plegable decorada con labor de taracea de madera y hueso. Obra del siglo XV procede de Burgos. En el centro lleva un motivo de lazo de ocho con estrella de ocho puntas central, y en el frente de las patas una labor de cuadrados entrecruzados que forman otros más pequeños y aspas de brazos iguales. Con unas dimensiones de 100 cm de altura, 53 de anchura y 67 cm de grosor, el asiento es de cuero y el respaldo de terciopelo.

1 2

Cuatro asientos de la sillería del coro de la iglesia del Convento de Santa Clara de Astudillo, en la comarca palentina de Campos. De tipo monumental estas cuatro sillas del Museo, a las que les falta el asiento, formaban parte de un conjunto compuesto por cincuenta. Las 46 sillas restantes se encuentran actualmente en la Misión de San Diego de Estados Unidos. Se trata del ejemplo más antiguo de sillería alta de España. Fue realizada en torno a 1353, fecha en que doña María de Padilla, amante del rey Pedro I de Castilla, fundó el monasterio.

4 5

Destaca por su estructura de carpintería en madera de pino, ensamblada de tal manera que se han reducido al mínimo los elementos clavados, y por la decoración pintada. Cada uno de los sitiales está circunscrito entre columnas prismáticas hexagonales con toscos capiteles y basas también hexagonales, que cierran en un arco trilobulado enmarcado, al igual que las enjutas, por una cenefa de perlas entre dos cintas de color rojo. Se completa el conjunto con un tejadoz con nueve canecillos aquillados tallados en forma de cabeza entre los que se disponen las correspondientes tabicas.

6 7

La decoración pintada incluye estilizados motivos vegetales de ataurique, rosetas de ocho pétalos en la tabla superior de los huecos entre canes, y el escudo de armas de la fundadora en albanegas y tabicas (un león rampante en el centro del campo y cuatro badilas en los ángulos) además de los rasgos faciales en las quillas de los canes. Se utilizan los colores habituales con predominio de los tonos rosa, rojo oscuro, negro verdoso, blanco y verde amarillo, aplicados sobre una imprimación blanca.

8 9

 

 
Página de inicio