un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

CASTILLO (ALBALATE DEL ARZOBISPO)


Capital cultural de la Comarca del Bajo Martín y principal población del Parque Cultural del río Martín, el caserío de Albalate se levanta en las faldas de una colina que corona el castillo-palacio que fuere residencia de los arzobispos de la mitra zaragozana.

Reconquistada por los señores de Belchite durante el reinado de Petronila, hija de Ramiro II el Monje, su marido el príncipe Ramón Berenguer IV dona en 1149 la villa y castillo de Albalate al obispo Bernardo de Zaragoza. En 1288 Artal de Aragón ocupa entre otras esta villa, siendo obligado poco tiempo después a restituirla al obispado zaragozano por Alfonso III. Hacia 1428 Alfonso V pide permiso al Papa para separar Albalate del señorío del arzobispo de Zaragoza, petición que no prosperó. En total fueron seis siglos y medio los que Albalate dependió de la iglesia de Zaragoza, tomando en 1797 el cognombre “del Arzobispo” que conserva hasta la fecha.

Fueron precisamente sus señores eclesiásticos quienes levantaron el castillo en lo alto de la población sobre lo que fuera una fortaleza musulmana de la que no queda ningún resto. Escasas son las noticias sobre su construcción. Bardavíu lo atribuye a Eximeno de Luna, obispo de Zaragoza, entre 1297 y 1314, algo que también comparte La Figuera en su estudio sobre la capilla del castillo. Es de tipo castillo-residencia, ya que su función fue más de residencia de los mitrados zaragozanos que defensiva.

El recinto original del castillo ocupaba toda la meseta trazando un rectángulo de unos 90x30 metros orientado de norte a sur. En el extremo sur se levantó la mansión residencial que es lo que actualmente podemos contemplar. El resto ha desaparecido o se encuentra enmascarado por las construcciones que se levantaron anexas a las murallas.

De planta rectangular, está realizado en sillería y consta de dos plantas. La fachada principal mira al sur, apreciándose claramente por los vanos que abren en ella las dos plantas en que se divide en altura. Son tres alargados ventanales por planta que cierran en arco apuntado. Los del piso bajo tienen un acusado derrame hacia el exterior, mientras que los del piso superior que corresponde a la capilla del castillo, presentan ornamentación de tipo gótico a base de motivos lobulados. Un doble arco geminado apea en pequeños capiteles con motivos florales sobre finas columnas, adosadas al muro las laterales. El interior de cada arco se decora con un trilóbulo. El tímpano lo ocupan dos trilóbulos sobre los arcos y un cuadrilóbulo en forma de cruz cerrando el hueco en la parte superior. Al exterior una fina moldura de tipo gótico completa el conjunto.

2 3 4

Actualmente se entra al recinto por una pequeña puerta abierta en este muro y que da acceso directamente a la gran sala que conforma el piso bajo. Esta sala se cubre con bóveda de cañón apuntada sobre arcos fajones. Sus muros desnudos permiten apreciar la sillería utilizada en la obra. A través de un vano abierto en el muro contrario al de entrada se accede a una segunda sala del mismo tipo.

5 6

Desde esta sala se pasa al patio exterior donde abre la puerta original de acceso a la primera de las estancias que hemos visto. En arco apuntado formado por grandes dovelas conserva en su parte superior lo que debió de ser un escudo de armas de alguno de los arzobispos zaragozanos que realizaron obras en el recinto.

Por unas escaleras situadas a la derecha de esta portada, se llega al patio superior desde el que se accede a la capilla a través de una portada en arco apuntado trilobulado sobre columnas adosadas a los muros. También aquí, en la clave del arco, debió de situarse un escudo de armas episcopal al que complementaría una moldura a lo largo de la rosca.

7 8 9 10

En la parte alta abren tres vanos más, también apuntados. En el muro norte hay otros dos grandes ventanales con los que se completan los siete que iluminan el interior de la capilla.

El situado a la izquierda, encima de la portada de acceso a la sala inferior, abre en arco apuntado que cobija tres trilobulados sobre finas columnas. El tímpano se cubre con tres espacios trilobulados en la parte baja, dos mas del mismo tipo y de mayor tamaño encima y completando el conjunto un cuadrilóbulo en la parte alta. El segundo ventanal rompe la tónica del resto, ya que cierra en arco arquitravado con un segundo rebajado encima para contrarrestar el empuje. Las jambas que tienen un ligero derrame hacia el exterior se ornamentan con molduras y finas columnillas que se han perdido en buena parte. Las yeserías que lo cierran son producto de la restauración y consisten en un doble arco lobulado y sobre el mismo cuatro espacios cuadrados que encierran otros tantos cuadrilóbulos dispuestos en aspa.

12 13 14

 

Mapa interactivo de la Comarca del Bajo Martín
 
Página de inicio