un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

ERMITA DE SAN ANTÓN -ANTIGUA SINAGOGA- (HIJAR)


La antigua sinagoga de Híjar, convertida posteriormente en ermita, se ubica junto al arco de entrada a la plaza de San Antón, centro neurálgico del antiguo barrio judío. El 16 de enero de 2010, a las ocho y media de la mañana, cuando un vecino de la villa se encontraba tocando la campana de la ermita avisando a los hijaranos de que acudieran a recoger leña para la tradicional hoguera que se celebraba esa noche en la plaza del mismo nombre, se desplomó parte del tramo del coro de la techumbre mudéjar que cubre el edificio, con resultado de una persona herida y otra ilesa de milagro (tal vez haya algo que agradecerle a San Antón). Mediado el 2015 la ermita sigue cerrada, y parece ser que sin visos a corto plazo de que se restaure, y eso que todavía luce en su exterior el cartel informativo en el que se detalla que “Su buen estado de conservación, hace que sea una de las sinagogas más importantes de todo Aragón”.

Para la descripción del devenir histórico del edificio, nada mejor que seguir a Miguel Ángel Motis en su trabajo publicado en la revista Rujiar, que creo que es único estudio monográfico que se ha realizado hasta el momento sobre el mismo.

La sinagoga está documentada en el año 1410, ya que se conoce la última licencia otorgada a la comunidad judía para la reparación de su sinagoga o “domus oracionis” –casa de oración-, concedida por el arzobispo de Zaragoza. En la misma se hace referencia expresa a la tribuna de las mujeres y a las ventanas así como a la necesidad de renovar el mobiliario, incluidas las lámparas de aceite, y todo lo que fuera preciso para oficiar sus ritos con dignidad.

2 3

Aunque el interior se ha mantenido sin modificaciones aparentes, lo que fuera su recinto exterior ha desaparecido por completo. El ingreso se realizaría a través de un patio o “azara” que permitía escuchar lo que sucedía en el interior. El edificio colindante con el muro de los pies se conocía, antes de su derribo para levantar una nueva vivienda, con el nombre de “casa del rabí”. En esta casa se abría una ventana que comunicaba con el interior del recinto a través de la cual los conversos, nostálgicos de su antigua religión, podían presenciar sin ser vistos los oficios litúrgicos.

Tras la expulsión de los judíos de España el edificio pasó a manos de los duques de Híjar, señores de la villa. A través de la documentación del Archivo Ducal se conocen algunos de sus usos posteriores. Tras algunos años de abandono, albergó hasta 1524 a una congregación de franciscanos destinados en Híjar en tanto se construía su convento. Más tarde fue consagrado bajo su actual advocación por disposición testamentaria del duque Luis Fernández de Híjar: “en la iglesia que será de San Antonio de Padua en la casa que nos habemos dado y de presente damos para dicha iglesia que en tiempos pasados era sinagoga de los judíos”.

4 5

El aspecto que presenta actualmente la fachada principal es fruto de las reformas que se realizaron en la segunda mitad del siglo XVI y a principios del siglo XX. En la mitad superior del muro se observa una decoración en forma de cuadrados y rectángulos rehundidos con una línea de dentellones encima de la portada principal y rombos y triángulos en resalte en los laterales, algo que pasa prácticamente inadvertido por su escaso relieve el encalado de la pared.

6 7

Al siglo XVI parece corresponder la reforma de la puerta tapiada situada a la izquierda, mientras que el acceso principal conformado en forma de gran portada en arco apuntado con una pequeña escalinata que salva el desnivel entre la calle y el interior de la ermita es obra de principios del siglo XX. No se sabe con seguridad por donde se accedía a la sinagoga antes de las reformas del siglo XVI, aunque, a falta de datos que lo confirmen, todo hace indicar que se realizase por la citada "casa del rabí".

La portada de la izquierda era la que utilizaban las mujeres para acceder al matroneo de la primitiva sinagoga. En el siglo XVI se conformaría en su actual estado y, finalmente se inutilizó al abrirse desde el interior del templo el nuevo acceso a lo que ahora es coro alto y la nueva entrada en el tramo contiguo.

9 10

Esta portada cierra en arco de medio punto formado por siete grandes dovelas en las que hay esculpidos cuatro motivos en relieve. En las dos primeras de cada lado flores hexapétalas, de mayor relieve las segundas; en la clave una cruz tau, seguramente relacionada con los antonianos o con la propia advocación de San Antón, entre sendas flores de lis.

11 12

 

Mapa interactivo de la Comarca del Bajo Martín
 
Página de inicio