un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

COLEGIATA DE SANTA MARIA LA MAYOR (ALQUEZAR)


Se sitúa Alquézar sobre los escarpes del río Vero. Su casco urbano está declarado Bien de Interés Cultural por su trazado urbano que, articulado en torno a su plaza principal, conserva el sabor y tipología medieval con interesantes muestras de arquitectura popular entre los que destacan portadas, blasones, aleros, balconadas, etc., fechables la mayoría entre los siglos XV y XVIII.

Su nombre deriva del árabe “Al-Qasr Banu Jasaf” que se traduce como “Castillo de los descendientes de Jasaf”, nombre que le fue puesto por haber sido el caudillo musulmán Jalaf-Ibn-Asad quien erigió una primitiva fortaleza en el siglo IX como cabecera de un waliato independiente de la cora de Huesca. Fue conquistado en 1067 por Sancho Ramírez quien le concedió fueros el 27 de abril de 1069.

Además de por su interés monumental, Alquézar es conocida por encontrarse en un enclave privilegiado dentro de la Sierra de Guara. Punto de partida para descenso de barrancos y rutas senderistas, su principal atractivo lo constituye el río Vero cuyo descenso, que se inicia en Lecina, termina precisamente en esta villa bajo las paredes sobre las que se levantan castillo y colegiata. A todo ello hay que unir la posibilidad de visitar diversos abrigos con pinturas rupestres.

En su parte alta, destacando sobre el resto de edificaciones, se levanta el conjunto religioso-militar formado por los citados castillo y colegiata construidos sobre la primitiva fortaleza musulmana. Escasos son los restos que quedan del castillo. La Colegiata de Santa María la Mayor, que es la que nos interesa, es obra del siglo XVI conservando algunos restos románicos y pinturas góticas en el claustro.

2 3

Indudablemente lo que vas a ver en estas páginas es una mínima parte de los elementos de interés que presenta la Colegiata y que merecen una detallada visita. De todas formas, en la cuarta página he incluido una breve reseña y algunas imágenes de los capiteles del claustro y en las siguientes de las pinturas que decoran sus muros que ayudaran un poco a encauzar la visita a este interesante conjunto monumental, sin olvidar detenerse a contemplar los restos de su castillo así como su interesante museo. Sirvan pues los escasos elementos mudéjares que aquí se reseñan como excusa para una visita al conjunto, a la villa y a sus alrededores.

El primer elemento al que se accede es al claustro, remodelado en el siglo XVI cuando se levanta la Colegiata y que solamente conserva de la fábrica románica la crujía norte que parece ser que fue desmontada y vuelta a reconstruir, aunque de forma bastante desafortunada. Tiene forma trapezoidal irregular con un solo ángulo recto entre la unión de las crujías sur y sureste. Recorre todo su perímetro un podio corrido sobre el que apean las columnas que se son dobles. Sobre esta estructura se superpone un segundo piso en ladrillo formado por una galería corrida de arcos de medio punto.

4 5

A la iglesia se accede desde el claustro a través de portada del siglo XVI con arco conopial sobrepuesto sobre otro apuntado. El tímpano está decorado con un grupo escultórico representando a la Virgen sentada con el Niño en sus rodillas y flanqueada por dos ángeles músicos.

6 7

 

 
Mapa interactivo del Somontano de Barbastro
 
Página de inicio