un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

ERMITA DE SAN JOSÉ (AZUARA)


La ermita de San José se sitúa en una pequeña colina en las afueras del casco urbano de Azuara. De origen medieval, a finales del siglo XV o principios del XVI se le añadió una potente y voluminosa cabecera poligonal de cinco lados, que debería de haber tenido continuidad en fases sucesivas a la vez que se iba derribando la nave antigua. Esta forma de sustituir por fases un edificio antiguo, en la mayoría de los casos mezquitas reconvertidas provisionalmente al culto cristiano, por otro más moderno acorde con el estilo imperante en ese momento es algo relativamente frecuente durante los siglos XIV y XV. Por causas desconocidas, en esta ermita de San José, el proceso solamente se concretó en la cabecera, quedando el resto del edificio con su fábrica primitiva.

1 2

Al exterior, la nave está flanqueada por contrafuertes que se corresponden al interior con los arcos diafragma sobre los que apea la cubierta de madera que la cubre. Se accede al interior a través de una sencilla portada en moderno arco apuntado que abre en el penúltimo tramo del lado de la Epístola.

Adosada al muro de los pies se levanta una torre de ladrillo y escasa altura que queda empequeñecida por la potente volumetría de la cabecera tardogótica.

4 5 6

De planta cuadrada, es posible que en origen fuese más alta y en un momento determinado se desmochara. Lo que sí parece es que la parte superior actual en algunas de sus caras es producto de la restauración, ya que se observa un evidente cambio de ladrillo. Dos únicos vanos abren en esta parte alta, ambos descentrados, uno en la cara este y otro en la sur. Sus huecos rompen las bandas de esquinillas que constituyen la única decoración de la torre, lo que hace suponer que se abrieron con posterioridad. Una pesada losa impedía abrir la puerta que desde el interior de la ermita da paso al interior de la torre. El no poderla retirar me impidió poder acceder al mismo y ofrecer imágenes del mismo, que queda pendiente para una futura visita.

7 8

De estas bandas de esquinillas resulta especialmente interesante la segunda, ya que no está formada por la clásica disposición de ladrillos en ángulo sino por ladrillos aplantillados en uno de sus lados en forma de “V” de tal manera que al colocarlos juntos forman las clásicas esquinillas. De momento, y al menos en el mudéjar aragonés, no conozco ningún otro edificio ni torre en el que aparezca este tipo de ladrillo.

En la parte superior, una línea de ménsulas en forma de pirámide invertida marcaría el remate de la torre. Las escasas reseñas que hasta el momento se han dedicado a esta torre la datan en el siglo XVI, fecha que parece muy tardía. Lo más probable es que se levantase a la par que la nave de la ermita, lo que nos llevaría al siglo XII o XIII, sin cerrar las puertas a una cronología más temprana, tal vez islámica.

Adosada a la torre se levantaba la casa del santero que fue derribada en la última restauración, a la vez que se cegaba el acceso que desde la misma abría a la parte baja de la torre por su muro oeste. También a esta última reforma se corresponde la moderna portada en arco apuntado que vino a sustituir a la antigua arquitrabada.

 

 
Mapa interactivo de la Comarca del Campo de Belchite
 
Página de inicio