un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

IGLESIA DE SANTA MARIA (MALUENDA)

Version in English

La villa de Maluenda, a orillas del río Jiloca, es la segunda localidad en número de habitantes de la Comunidad de Calatayud. Dentro de su casco urbano, dominado por los restos de un castillo musulmán en lo alto de la larga y estrecha muela a cuyos pies se extiende, destacan sus tres templos mudéjares, amén de algunos ejemplos de arquitectura civil de este estilo que todavía se conservan.

La parroquial, bajo la advocación de Santa María. se levanta en la Plaza de la Iglesia. Tal y como se conserva actualmente, y siguiendo a Javier Peña, arquitecto restaurador de la misma, la iglesia es producto de la adición y reforma de varias edificaciones, la más antigua un alminar musulmán desmochado que ha quedado empotrado en el muro sur; a la segunda mitad del siglo XIII o primeras décadas del XIV correspondería la fábrica de la iglesia primitiva, transformada en iglesia-fortaleza en 1400; la última intervención importante se hará en el siglo XVI cuando se levanta la torre campanario y se construye la sacristía.

Es de suponer que cuando Maluenda pasa a manos cristianas, tras la conquista de la zona por el rey Alfonso I, se consagrase la mezquita al culto cristiano eliminado los signos externos musulmanes (mirahb, inscripciones coránicas, mimbar, etc.) y añadiendo los cristianos (retablo, altar, imágenes, etc.), al igual que sucedía en buena parte de localidades, como por ejemplo en Zaragoza, donde incluso está documentada la consagración de su mezquita aljama como templo cristiano. De esta manera, la primitiva iglesia de Santa María de Maluenda bien pudo ser la antigua mezquita musulmana que se levantaría al sur del alminar, en el lugar que ahora ocupan los dos tramos de la nave correspondientes a la reforma del siglo XV.

Será en la segunda mitad del siglo XIII o principios del XIV cuando se modifique el edificio musulmán, que quedó convertido en uno longitudinal mediante la ampliación hacia el nordeste con un nuevo tramo y un ábside poligonal de siete lados. Se trata de una edificación típicamente mudéjar donde al exterior queda oculta su estructura mediante la construcción de gruesos muros de tapial, o tal vez con dos muros paralelos que oculten los contrafuertes.

Así, esta primera iglesia de Santa María tendría, tanto al exterior como al interior, el aspecto característico de otras iglesias aragonesas realizadas a partir de antiguas mezquitas, consistente en la yuxtaposición de dos volúmenes muy diferenciados, uno esbelto y bien iluminado en la cabecera que se corresponde con la ampliación cristiana, y otro bajo y oscuro a los pies en la zona de la mezquita. El alminar, que veremos con más detenimiento en la página siguiente, se habría reconvertido en la torre-campanario del templo.

3 4

Hacia 1400 se realiza la transformación más importante de la iglesia. La reforma consistió en derribar la parte correspondiente a la antigua mezquita, salvo el alminar, para levantar un edificio de nueva planta con similares características volumétricas que el ábside preexistente. Por una inscripción en la base del alfarje del coro sabemos que su constructor fue el maestro moro Yuçaf  Adolmalih. Esta ampliación en forma de iglesia-fortaleza se tradujo en una nave de dos tramos circundada por una galería o corredor que mide 3,5 m. de anchura en los corredores laterales, y 2,5 m. en los de la fachada principal, incluidos los muros. En la planta baja los corredores laterales dan paso a cuatro capillas, mientras que en los pies se da paso a un corredor-escalera que permite el acceso a la falsa del tejadoz, además de a las dos torres laterales de disposición claramente islámica con la escalera en torno a un machón central. Estas torres sirven a su vez de comunicación entre los diversos corredores.

5 6

A ambos lados de este edificio principal se adosaron sendos cuerpos en cuya planta baja, cubierta por alfarjes, se emplazaron dos pórticos, mientras que la superior, que queda por debajo de los andadores laterales de la iglesia, sirvió para alojar dos grandes salas, una de ellas, la única conservada, recibe actualmente el nombre de Sala Capitular. En la restauración se recuperó el pórtico meridional en su totalidad, así como el arco apuntado de la fachada principal de acceso al norte. Si el primero se conserva íntegro, de este último únicamente se hallaron una jácena y las rozas de los restantes de su desaparecido alfarje, similar al del otro pórtico.

De igual manera, de los corredores que corrían por encima de las capillas laterales sólo se conserva el oriental en cuanto a su cerramiento exterior, también restaurado en 1984. Los dos corredores de la fachada principal, abiertos al exterior mediante miradores de arquetes apuntados, más un tercero ciego que se halló en un nivel inferior al de los otros dos, permitían una fácil comunicación de la iglesia en todos los niveles, dejando de manifiesto el posible uso militar con el que se proyectó esta parte de la iglesia. El corredor ciego tenía un acceso directo por debajo del coro a una altura del suelo de la nave de 6 metros. Es de suponer que para llegar a este acceso tuvo que haber una escalera, o más bien una galería debajo del coro que recorriese el hastial de la iglesia en su interior.

8 9

Siguiendo a Javier Peña, hay que hacer referencia a la escasa valoración que se ha hecho a esta iglesia de ser el origen inmediato del mirador de arquetes y del mirador adintelado característico de la arquitectura mudéjar civil aragonesa desde el siglo XV hasta el XVIII, honor compartido con las iglesias de Santas Justa y Rufina de esta misma localidad y San Juan Bautista de Herrera de los Navarros. En esta de Santa María encontramos las dos tipologías más antiguas de mirador: el de arquetes apuntados de una rosca en la fachada principal y el adintelado apeado por ménsula lucida de yeso, en la oriental.

En el siglo XVI tendría lugar la última intervención importante en el edificio, consistente en la construcción de la nueva torre campanario de ladrillo y de la sacristía. Con posterioridad se modificaron algunas de las capillas, se destruyó parcialmente el pórtico oriental, se tabicó el oriental y se fueron adosando edificios que llegaron a enmascarar en buena parte la fábrica de la iglesia.

 

 
Mapa interactivo de la Comarca de la Comunidad de Calatayud
 
Página de inicio