un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

CAPILLA DE "LA PRIVILEGIADA" -COLEGIATA DE SANTA MARIA - (CASPE)


Se ubica Caspe al sureste de Zaragoza, en un cerro elevado a orillas del río Guadalope, que le rodea por el sur, y a poca distancia del río Ebro que, embalsado en el Pantano de Mequinenza ha dado fama al lugar creando una importante infraestructura turística en torno a la pesca.

La villa fue conquistada en 1169 por Alfonso II con ayuda de las órdenes militares de Calatrava y del Hospital, pasando a pertenecer a esta última desde 1182 cuando el rey la intercambia a los hospitalarios, junto con Cetina, por bienes en Velilla, Saviñán, Embid y Tebisa. En 1412 se celebró en la villa el conocido como Compromiso de Caspe para solucionar la sucesión al trono de la Corona de Aragón tras la muerte sin heredero del rey Martín I el Humano. Reunidos tres representantes de cada uno de los territorios, Aragón, Valencia y Cataluña, decidieron otorgar el trono al infante castellano Fernando de Antequera, que reinaría como Fernando I. En el siglo XIX, a raíz de los destrozos que sufrió durante las guerras carlistas, la reina Isabel II le concedió el título de ciudad.

Dentro de su casco urbano destaca, entre otros edificios de interés, la Colegiata de Santa María la Mayor que se levanta en la parte más elevada de la población formando parte de la bailía que la Orden hospitalaria construyó en el lugar, y que comprendía edificaciones religiosas, civiles y militares. Actualmente solamente restan del monumental conjunto la Colegiata citada y algunos vestigios del castillo.

2 3

Se trata de un templo construido en estilo gótico entre los siglos XIV y XV, consagrado por el papa Adriano VI en 1522. Obrada en piedra sillar, sus ampliaciones más significativas corresponden a la capilla de la Veracruz, obra barroca construida en ladrillo que cierra con cúpula, y a la torre que se levantó en 1838 en estilo neoclásico al haberse destruido la anterior.

Al interior se accede a través de tres portadas, siendo la principal la occidental que sufrió importantes daños, al igual que el resto del templo, durante la guerra civil de 1936-39.

Los cinco tramos de cada una de sus tres naves de cubren con bóvedas de crucería sencilla. La separación entre naves se realiza mediante arcos formeros apuntados, adosándose en los pilares de separación entre tramos semicolumnas donde apean los nervios de las bóvedas y los arcos fajones de separación de tramos.

Presenta crucero acusado en planta formado por dos tramos, el segundo de los cuales es fruto de una reforma realizada en 1515 por el obispo Martín García, con lo que se redujo el espacio de la primitiva cabecera que quedó muy corta.

4 5

El primitivo crucero comprendía solamente el tramo occidental, donde resta intacto el brazo sur ocupado precisamente por la capilla que nos interesa. Conocida desde antiguo como “La Privilegiada”, se construyó para servir de enterramiento al Gran Maestre de la Orden del Hospital don Juan Fernández de Heredia, natural de Munébrega, y que aunque muerto en Avignon en marzo de 1396 dispuso su enterramiento en la capilla que había mandado construir para tal fin en Caspe.

Dentro de la capilla se ubicaba un espléndido sepulcro de alabastro donde reposaban los restos del Maestre hospitalario. Entre los destrozos realizados en la Colegiata durante la contienda de 1936 se destruyó este sepulcro. Únicamente, en la parte superior del lado derecho del muro sur, junto al vano que sirve de iluminación al interior, se puede ver inscrito en un círculo rodeado de tracerías góticas el escudo de armas en losange de Don Juan Fernández de Heredia.

6 7

La capilla se cubre con bóveda de medio cañón decorada con lazos de diez dobles, rellenándose los huecos que genera la lacería con pequeños motivos florales en relieve. La utilización en esta bóveda del lazo de diez es un ejemplo único en Aragón dentro de la decoración en yeso, ya que más tarde sí se utilizará pero casi exclusivamente en labores de madera.

De desarrollo complejo, nada mejor que acudir a la descripción que José Galiay Sarañana hace en su obra “Arte mudéjar aragonés” de este lazo. Como se ha dicho, único ejemplo conocido en Aragón de decoración de yeso por lacería clásica de dobles líneas “se ha supuesto su trazado dividida la superficie en rombos que alojan cada uno un tema proyectado, en sentido normal, de manera alterna. Inscribir en el rombo una circunferencia que se divide en diez partes iguales para formar el decágono. Con el tercio del radio que sirvió para trazarla, construir otra concéntrica que estará dividida igualmente en diez partes por los diámetros del decágono, y formación de la estrella por unión de las divisiones una y cuatro, dos y cinco, tres y seis, etc. Con ayuda de radios que pasen por los ángulos entrantes de la estrella se situará la doble línea del lazo que nace en el cruce de los radios con la circunferencia menor; prolongación de los lados de la estrella hasta tocar los lados del decágono, en cuyos ángulos se cruzan para enderezarse de nuevo en la dirección inicial, y trazado de la segunda línea siguiendo a las otras con el debido paralelismo”.

Todo ello hace que en el interior de cada rombo se forme la estrella de diez puntas con todas las figuras complementarias sin ocupar los ángulos del rombos, donde se realiza la unión de los temas. Los cruces de la lacería original forman fuera de la estrella otras rectangulares de cinco enfrentadas con los lados del decágono.

9 10

11 12

Si realmente la bóveda de la capilla se realizó en la fecha de la capilla, o sea, anterior a 1396 año de la muerte de D. Juan Fernández de Heredia, esta obra mudéjar adquiere, como dice el autor citado, el valor de la fecha por lo temprano de la utilización de este tipo de lazo a lo que hay que añadir la realización en yeso para su decoración.

 

 
Mapa interactivo de la Comarca del Bajo Aragón-Caspe
 
Página de inicio