un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

IGLESIA DE SAN MARTÍN (CONSTANZANA)


La localidad abulense de Constanzana se ubica a unos 25 km. de Arévalo, próxima a Fontiveros. Parece ser que el topónimo podría ser una pervivencia latina donde el sufijo “ana” indica “posesión”, lo que se traduciría en que el nombre vendría a ser algo así como “propiedad de Constantinus”, probablemente como alusión a alguna villa romana existente en el solar donde actualmente se levanta el pueblo.

1 2

Su iglesia parroquial de San Martín se levanta exenta en el centro de una plaza, que, aunque abre en un extremo de la población, marca el desarrollo urbanístico del resto del casco urbano. Como suele ser habitual en la zona las reformas acometidas en los siglos XVI y XVII dejaron escasos restos de la primitiva fábrica mudéjar.

3 4

De lo conservado, es el ábside la parte más interesante del conjunto, a pesar de los añadidos en los lados rectos del presbiterio y del potente contrafuerte que se adosó al centro del semicírculo absidial. Este tramo curvo del ábside se decora con una serie de alargados arcos de medio punto doblados y ciegos que parten de friso de ladrillos dispuestos a sardinel sobre un alto zócalo de mampostería en bastante mal estado. Sobre los arcos corre una banda de esquinillas bajo una línea de ladrillos en nácela, para rematar el conjunto con un ático enfoscado con desconchones que dejan a la vista las hiladas de ladrillos, pero que no permite definir la cornisa en la que apea el tejado.

En cuanto a los lados rectos del presbiterio, únicamente queda a la vista en el muro meridional la mitad inferior de tres arcos que arrancan también de un zócalo de mampostería, más bajo que el del semicírculo absidial, y que por lo que se observa debían de ser del mismo tipo que aquéllos. En el lado septentrional se adosó una capilla que oculta todo el tramo recto presbiterial y parte del ábside curvo.

5 6 7

La fachada principal del templo abre en el lado sur, y en ella se conserva cegada la que sería primitiva portada de acceso al interior. Muy sencilla, abre en arco doblado de medio punto de ladrillo. También se conserva, debajo del alero del tejado actual, la cornisa primitiva formada por ménsulas en voladizo unidas por ladrillos curvos, formando una línea de arquillos de tipo románico, aunque con materiales y técnicas mudéjares. Completan esta fachada la entrada actual cobijada por un pórtico abierto y dos sencillas ventanas geminadas de ladrillo,

10 11

 

 
 
Mudéjar castellano-leonés (menú)
Página de inicio