un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

IGLESIA DE SAN ANDRÉS (CUÉLLAR)


La iglesia de San Andrés de Cuéllar se ubica fuera del recinto amurallado, en la zona noroeste de la villa. Durante la Edad Media fue cabecera de un pequeño arrabal que, con el tiempo, quedo integrado en el núcleo de la población. Como suele ser habitual, su primera noticia documental la encontramos en los instrumentos fiscales del cardenal Gil de Torres de 1247, lo que indica que en esa fecha la iglesia ya estaba construida, por lo que la misma puede datarse en torno a finales del siglo XII y primera mitad del XIII. Construida en mazonería de piedra de Campaspero y ladrillo, tiene planta de tres naves, de tres tramos, y cabecera triple absidial.

1 2

Al exterior los ábsides se levantan sobre un basamento de calicanto encintado de ladrillo, por encima de parte de la cimentación que ha quedado al descubierto. El ábside central tiene forma poligonal de once lados. Del basamento arrancan dos series superpuestas de arcos de medio punto doblados y ciegos. A continuación, una faja de recuadros seguida de dos bandas de esquinillas separadas por una de ladrillos dispuestos a sardinel. Ya en la zona superior, una nueva serie de recuadros rematan el conjunto. En los arcos tercero, sexto y noveno de la segunda arquería abren estrechos vanos aspillerados para iluminación del interior.

3 4

También los ábsides laterales comienzan con dos series superpuestas de arcos de medio punto doblados y ciegos, de proporciones desmedidas con relación al central. Encima dos fajas de recuadros, la primera, más estrecha de forma cuadrada, y la superior rectangular y más esbelta.

Los tramos rectos repiten la disposición decorativa de los ábsides laterales, excepto en las arquerías, donde la doble se sustituye por una más estilizada.

5 6 7

Además de los ábsides de la cabecera, esta iglesia de San Andrés presenta decoración en sus fachadas meridional y occidental. En la sur, la obra de ladrillo se levanta sobre un zócalo de piedra sillar, además de estar reforzada por potentes machones de piedra en la esquina suroeste y en su unión con los ábsides. En el centro abre la portada de acceso al interior.

A ambos lados de la portada arrancan desde el zócalo alargados y esbeltos arcos doblados y ciegos con una banda de esquinillas en la parte alta, todo recuadrado. Sobre la portada tiene continuidad esta banda de esquinillas. Encima de esta primera franja de arcos se dispone otra a base de arcos más pequeños y simples, también con una banda de esquinillas encima del arco y recuadrados. Las claves de estos arcos se alinean, alternativamente, con las de los arcos inferiores y con los largueros de los recuadros. Este tipo de decoración en el exterior de las naves es único en la provincia de Segovia.

9 10

Singular resulta también el hastial o fachada occidental. Está dividida en tres paños correspondientes a cada una de las naves, quedando el septentrional oculto por la posterior construcción de la torre. El paño meridional, que también queda oculto en parte por el gran machón que refuerza la fachada principal, se decora con una doble banda de arcos en medio punto ciegos, separadas por una banda de esquinillas. Los arcos de la superior van decreciendo para adaptarse a la pendiente de la cubierta.

La zona más interesante corresponde al paño central rematado en piñón. Entre las pilastras de sillar y ladrillo que lo delimitan, se disponen cinco grandes arcos de medio punto que arrancan de impostas de ladrillo en nacela sobre alargadas pilastras. El interior se divide en dos cuerpos, con un vano de medio punto flanqueado por bandas de esquinillas en vertical, en el superior. El cuerpo inferior lo ocupa una portada pétrea que junto a la meridional constituyen una especie de anomalía en un templo construido en ladrillo.

11 12

La portada meridional, muy deteriorada, consta de cinco arquivoltas de medio punto que alternan las de arista viva con las de baquetón, todo bajo una pequeña chambrana. Apean, también de forma alternativa, en jambas las de arista y en columnas acodilladas las baquetonadas. Estas últimas con capiteles bajo imposta de listel y nacela, de los que apenas nada se conserva. En la primera cesta del lado occidental se aprecia una pareja de arpías en los laterales, estando mutilada la parte central. En la segunda se adivina una pareja de figuras a caballo, también en los extremos. En el lado contrario, en el capitel más cercano a la puerta resta una figura alada con un brazo extendido del que cuelga una amplia túnica.

13 14 15

La portada de la fachada occidental sigue la misma composición, a base de cinco arquivoltas alternando arista viva y bocel sobre chambrana. Apean sobre jambas y parejas de columnas acodadas y sobre basamento corrido. Las columnillas están coronadas por capiteles. En situado más al norte muestra dos parejas de aves picoteando racimos de uvas con la cabeza vuelta, escena alusiva a la eucaristía. Los otros tres capiteles repiten motivo en forma de pencas carnosas con el nervio central marcado, superpuestas por tallos en voluta en los vértices.

16 17 18

 

Mudéjar castellano-leonés (menú)
Arte mudéjar en Cuellar (ver catálogo)
Página de inicio