un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

IGLESIA DE SAN PEDRO APÓSTOL (PARADINAS DE SAN JUAN)


La localidad salmantina de Paradinas de San Juan se encuentra situada al noroeste de la provincia, cercana a Peñaranda de Bracamonte, a cuya comarca pertenece. En 1113 la reina doña Urraca la donó a la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén, quienes a su vez la ceden en 1174 a Fernando Rodríguez de Castro y a su hijo, a cambia de sus posesiones en Ciudad Rodrigo y Ledesma, con la condición de que las rentas del lugar se repartiesen a partes iguales entre los nobles y los freires. A la muerte de aquéllos, la Orden recuperó la posesión total de la localidad. De esta dependencia sanjuanista le viene su nombre.

El aspecto actual de su iglesia parroquial de San Pedro Apóstol es fruto de un cúmulo de reformas y ampliaciones que terminaron desvirtuando en parte la primitiva fábrica que se podría datar en el siglo XII. En su construcción se combina piedra y ladrillo, lo que, unido a esa amalgama de estilos, hacen de ella un ejemplo único sin relación con ninguna otra.

Del exterior se conservan de la fábrica original el ábside de la nave central y la portada. El resto, incluida la torre, es producto de reformas posteriores y de la última restauración.

El ábside se levanta sobre un alto zócalo de piedra sillar de altura desigual. Un contrafuerte central lo divide en dos zonas, la derecha circular y la izquierda poligonal, donde se aprecian tres paños que en origen debieron de acoger al menos dos series superpuestas de arcos recuadrados, que en un momento indeterminado se macizaron. El contrafuerte central, aunque también es de ladrillo, se añadió con posterioridad.

2 3 4

La torre campanario se levanta adosada a la cabecera de la nave meridional. En la primera mitad del siglo XVI se desmoronó la primitiva torre, afectando a la capilla mayor y a la nave de la Epístola, reformándose ambas en esas fechas. Esa misma centuria se construyó la torre actual. De planta cuadrada es obra de ladrillo, excepto en una zona de su parte inferior sur que aprovechó parte de la construcción primitiva de piedra sillar. Lisa en toda su altura hasta el cuerpo de campanas, donde abren vanos en arco de medio punto para el alojo de las campanas. Se remata en un pequeño chapitel circular en el centro de la terraza superior y cuatro torreoncillos en las esquinas.

6 7

El acceso al interior se realiza por una portada románica en la fachada meridional, recientemente restaurada. Abre en arco de medio punto y una arquivolta abocelada entre medias cañas decoradas con botones florales y perlas. Esta arquivolta apoya sobre columnillas dobles acodilladas con cimacios decorados con florones inscritos en círculos, y capiteles muy desgastados que apenas permiten adivinar los motivos que los decoraban. En uno de ellos sí que parece que se aprecia la forma de una sirena de doble cola, o de algún animal.

9 10

 

 
 
Mudéjar castellano-leonés (menú)

 

Página de inicio