un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

IGLESIA DE SAN BAUDELIO (SAMBOAL)


Sobre un promontorio en la parte occidental del casco urbano de Samboal, localidad segoviana cuyo término limita con la provincia de Valladolid, se ubica la iglesia de San Baudilio. Parece ser que el origen de esta población fue un monasterio del que actualmente únicamente resta una parte de su imponente iglesia, datada hacia el segundo cuarto del siglo XIII.

1 2

De la fábrica actual del templo corresponden a la iglesia primitiva la parte de la cabecera y dos capillas laterales; sobre la septentrional se levanta la torre campanario. Estas capillas se adosan al tramo del presbiterio, conformando una especie de crucero que en origen no debió de ser tal, sino los testeros rectos de sendas naves laterales. En 1746-1747, como consecuencia de encontrarse la iglesia, excepto la cabecera, en ruinas se levantó la corta nave actual.  En las fachadas occidentales de estas capillas se conservan, actualmente cegadas, sendas portadas de ladrillo en arco de medio punto con cinco arquivoltas que apean en una imposta de ladrillo con perfil de nacela.

3 4

Como suele ser habitual, la parte más interesante del exterior la encontramos en el ábside de la cabecera y en el tramo presbiterial. El ábside se levanta sobre base de cal y canto, sobre la que va un zócalo de mampostería. A partir de aquí arranca la obra de ladrillo que consta de tres arquerías superpuestas a base de arcos de medio punto doblados para rematar en pequeños frisos de esquinillas, de la anchura de los arcos, por debajo de un volado alero. Abren vanos en los arcos tercero, sexto y noveno de la arquería central.

En el lado meridional del presbiterio son dos los registros de arcos que se superponen; de medio punto doblados van recuadrados. En el lado norte, peor conservado, la arquería inferior consta de tres arcos, también doblados e inscritos en recuadros, el central con doble luz que los laterales; en la arquería superior son cuatro los arcos, igualmente doblados y recuadrados.

6 7

En cuanto al interior, pude acceder al mismo porque en esos momentos se estaba celebrando un bautizo, por lo que únicamente pude tomar unas pocas fotografías desde la zona de la entrada, ya que estaba a rebosar, y todas hacia la parte alta de la iglesia.

La nave, añadido del siglo XVIII, cubre con medio cañón que arranca de una imposta en nacela, siguiendo el modelo de la cabecera; dos vanos en los laterales y otro en el muro de los pies iluminan su interior.

Al ser la zona conservada de la iglesia primitiva, lo más interesante lo encontramos en la cabecera y presbiterio con fajones de doble y triple rosca que se prolongan hasta el suelo mediante pilares prismáticos. El presbiterio se cubre con bóveda de medio cañón y se articula mediante un arco fajón doble; se refuerza en los laterales con dos arcos de medio punto doblados.

Sendas portadas de seis arquivoltas sobre una imposta de ladrillo en nácela, dan acceso a las capillas laterales. De planta cuadrada, se cubren con bóveda de arista. Los cuatro muros se cubren con arquerías de cuatro y cinco roscas por lado.

9 10

El ábside de la cabecera cubre con bóveda de horno y en su parte central abren los tres vanos de medio punto que la iluminan con amplio derrame hacia el interior en forma de cinco arquivoltas. Ribetean horizontalmente esta zona de los vanos dos frisos de esquinillas y ladrillos en nacela. Entre el enyesado de la bóveda se aprecia una decoración geométrica a base de formas triangulares que podría ser la que la cubría en origen.

11 12

 

 
 
Mudéjar castellano-leonés (menú)
Página de inicio