un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

TORRE DE LA IGLESIA DE SAN PELAYO (VILLAVICENCIO DE LOS CABALLEROS)


A las afueras de Villavicencio de los Caballeros se ubican las ruinas de la que fuera iglesia de San Pelayo, entre las que destaca su torre mudéjar conocida en la zona como “el Faro de Campos”, y la más espléndida de las que se levantaron en Tierra de Campos durante el siglo XVI.

De planta cuadrada y 28 metros de altura es construcción de ladrillo sobre un basamento de piedra sillar. Como es habitual en las torres de esta época, sus cuerpos, ciegos totalmente los inferiores, se levantan con un marcado escalonamiento en cada uno.

2 3 4

Es en los tres superiores donde se abren los vanos en número creciente conforme ganan altura hasta un total de cuarenta y ocho, en series de tres, cuatro y cinco, recordando aunque sea vagamente, a las no muy lejanas torres sahagunenses. Un refrán popular de la zona reza que “Si quieres saber las semanas del año cuenta los ventanajos de San Pelayo

5 6

Todos los arcos son doblados en arco de medio punto, ligeramente apuntados los del segundo cuerpo, y casi saeteras en el tercero dada su estrechez. Recuadrados en un rectángulo, encima de cada serie se dispone una banda de esquinillas. Se remata la torre con bolas herrerianas.

8 9

La iglesia de la que formaba parte la torre se data entre los siglos XIV y XV construida, según la información que aparece en los carteles explicativos junto a sus restos, sobre un palacio-fortaleza de los siglos XI y XII. Con planta de tres naves, se conservan algunos de los arranques de los arcos fajones que apoyan sobre basamentos de piedra sillar, que parecen corresponder a la última reforma que se hizo en el templo a mediados del XVIII, y el arco de medio punto, también en piedra sillar, de una de sus portadas.

10 11

 

 
 
Mudéjar castellano-leonés (menú)
Página de inicio