un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

AYUNTAMIENTO (HUESCA)


Al poco conocido elenco de obras mudéjares de la ciudad de Huesca hay que añadir un nuevo elemento, erróneamente datado cronológicamente hasta hace pocos años en que el historiador oscense Carlos Garcés Manau exhumó del archivo municipal de la Casa Consistorial la documentación correspondiente a las obras de la Casa de la Corte, antecedente del edificio actual, construida entre 1451 y 1456 como sede del Concejo, y que hasta ahora se venían fechando en el siglo XVI. En esta documentación aparece el mudéjar zaragozano Zalema Xemar, desconocido hasta la fecha, como maestro de obras. Todo ello, y el resto de las vicisitudes y etapas constructivas lo recoge Carlos Garcés en su obra “El Ayuntamiento de Huesca: historia, arte y poder” disponible en internet para su descarga libre en pdf en el siguiente enlace

Tras las importantes reformas y ampliaciones del siglo XVI, prácticamente el único vestigio que resta de esa Casa de la Corte, corresponde a las dos magníficas techumbres tipo alfarje que cubren los actuales patio de entrada y Salón del Justicia. Con esta nueva aportación se enriquece, tanto el catálogo de techumbres mudéjares de la capital oscense, del que conocemos hasta el momento las que cubren el antiguo Palacio de Villahermosa –actual sede del Centro Cultural de Ibercaja-, el Salón del Tanto Monta del Palacio Episcopal y la Iglesia de San Miguel –Las Miguelas-, sin olvidarnos del tejaroz que protege la portada de la Catedral, como el de elementos mudéjares de la Comunidad de Aragón.

1 2

Antes de entrar en la descripción detallada de estas dos techumbres, parece necesario hacer una pequeña referencia a la fachada principal que mira a la plaza de la Catedral, magnífico ejemplo de la arquitectura civil aragonesa renacentista.  El edificio tiene planta rectangular con tres pisos de altura flanqueados por dos torreones. En el centro de la primera planta abre la entrada principal; a continuación se levanta la planta noble con cinco sencillos balcones adintelados. La parte más interesante la encontramos en la tercera planta donde se dispone una galería adintelada con siete columnas dóricas sobre plintos que quedan unidos por los pretiles, decorados con óculos en el centro, que cierran la parte inferior de los vanos.

3 4

Según apunta Carlos Garcés en su obra, tanto esta galería como el alero que la cierra corresponden a las obras que Miguel Altue realizó en el edificio entre 1569 y 1571. El alero es una espléndida obra de talla dentro del más puro estilo renacentista que incluye ménsulas con temática vegetal, rosetones, dentellones, ovas y dardos, etc.

En cuanto a las torres, son lisas hasta su parte alta donde abre una galería de tres arcos de medio punto doblados por fachada. Sobre la izquierda se levanta una sencilla espadaña.

Las dos techumbres mudéjares que nos interesan son del tipo alfarje con decoración tallada en los canes que sustentan las jácenas. Si en algún momento hubo policromía nada queda, salvo esas pequeñas líneas en rojo en jácenas, jaldetas y canes. Lo más probable es que, al igual que en el Salón de los Obispos del Palacio Episcopal del Tarazona y en el antiguo de Barbastro, actual sede del Museo Diocesano, con los que guardan importantes similitudes, nunca estuviesen pintados.

En ambos alfarjes el tramo más próximo a la fachada principal es más estrecho que el resto y tiene forma trapezoidal probablemente debido a que, con la construcción de la nueva fachada a comienzos del XVII, se desmontaron y volvieron a montar quedando tal y como los vemos hoy en día.

Las dos techumbres cubren estancias rectangulares de similares dimensiones, constan de nueve vigas mayores, o jácenas, empotradas en los muros las dos de los extremos, que delimitan ocho espacios entre ellas y los muros largos.

En estos espacios se disponen transversalmente diecinueve vigas más estrechas y cortas, o jaldetas, entre las que se colocan dos pequeños listeles y los saetinos o listones de cierre sobre los que descansan las tablas de cierre formando tres casetones por calle que alternan las formas cuadradas y rectangulares.

Laterales y papo de las jácenas se decoran con casetones muy poco profundos que también alternan estas formas y que se perfilan con policromía de color rojo, al igual que las dos finas líneas incisas en los papos de las jaldetas.

7 8

Cada jácena está soportada por dos potentes canes decorados en los frentes con motivos vegetales y otros representando figuras con rasgos humanos y animales. Al igual que las jácenas, la parte no tallada se ornamenta en laterales y papo con casetones poco profundos perfilados en color rojo, perfilado que también se extiende a la parte tallada.

9 10

 

 
Mapa interactivo de la Comarca de la Hoya de Huesca
Página de inicio