un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

IGLESIA DE SAN MIGUEL "LAS MIGUELAS" (HUESCA)

ARTE MUDÉJAR EN LA CIUDAD DE HUESCA (ver catálogo)


Al norte de la ciudad de Huesca, en la orilla del río Isuela, junto al puente de San Miguel, se levanta la iglesia de San Miguel. Es conocida popularmente por los oscenses como “Las Miguelas” por estar establecida en el Convento anexo, desde el siglo XVII, una comunidad religiosa de la Orden de las Carmelitas Calzadas. El templo fue fundación del rey Alfonso I en 1110.

Ya al exterior la potente y llamativa fábrica nos muestras sus dos fases constructivas. De la románica del siglo XII se conserva la estructura de la nave y la torre. Gótica del siglo XIV es su espléndida cabecera poligonal de cinco lados con potentes contrafuertes en las esquinas y grandes ventanales en los tres paños centrales.

2 3

El acceso actual se realiza por una pequeña portada que abre en el muro sur de la nave, y que queda semioculta por el contiguo edificio conventual. Se la conoce como “del Concejo” ya que por ella entraban a la iglesia los miembros del Concejo Ciudadano que hasta finales del siglo XV se reunía allí para tratar de la gobernanza de la ciudad. Muy sencilla, abre en arco de medio punto sobre el que hay un crismón trinitario circular de seis brazos inscrito en una gruesa cinta que se entrecruza en el centro de los cuatro lados formando lazos.

4 5

Al interior, lo primero que llama la atención es la estrechez de la nave en comparación con su longitud y altura. Más armoniosa y proporcionada resulta la cabecera gótica que se cubre con bóveda pétrea de crucería simple. A los pies de la nave tuvo coro para la clausura que fue eliminado en la última restauración, quedando su delimitación marcada por una reja. El órgano situado en el centro de este muro de los pies oculta la primita portada de entrada.

6 7

La nave se cubre con techumbre de madera sobre arcos diafragma apuntados de piedra sillar bien escuadrada al igual que los muros. También su recuperación es fruto de la restauración, ya que durante mucho tiempo estuvo oculta por un falso techo de escayola y cañizos.

8 9

En las tablas de cierre laterales de dos de sus tramos se conservan sendas inscripciones pintadas sobre madera con letra carolingia de color blanco sobre fondo rojo. Ambas hacen referencia a obras realizadas en el templo, además de indicar el nombre de sus artífices.

La primera la encontramos en la tabla de cierre del lado norte, o del Evangelio, del primer tramo más próximo a la cabecera. Lamentablemente una parte se ha perdido, aunque en las fotografías en alta resolución y con los debidos contrastes se pueden recuperar algunos de los caracteres que no son visibles a simple vista. Así lo ha hecho mi buen amigo Mariano Marco que ha conseguido completar una parte de lo que Federico Balaguer incluye en su trabajo sobre “La fundación de la iglesia de San Miguel de Huesca”. Lo legible hasta el momento dice:

Ecclesia ista fuit; / cooperta in / mense madii / fuit confecta a / dominico et nollo (novo) / ………. miato (niato) (mato) / res.”

Que vendría a traducirse en “Esta iglesia fue cubierta en el mes de mayo: fue concebida (ideada) por Domingo y nollo (o novo) ……”. La última parte incompleta podría traducirse por administradores, aunque con muchas reservas por no poderse ver el resto de caracteres. En cuanto a la palabra “nollo” o “novo” podría hacer referencia al apellido o nombre de un segundo artífice que terminaría en la línea siguiente no visible. En todo caso, parece casi seguro que la inscripción hace referencia a la obra de la techumbre.

La segunda inscripción, que se lee completamente, se encuentra en la tabla de cierre del lado sur, o de la Epístola, de la techumbre del tramo de los pies, y según Balaguer en la obra citada y Mariano Marco, sus seis líneas se transcriben en:

Era M. CCC. XX.II. / Ego Egidius / de Castillon / et Petrus de O / sieto explic / iunt ista opera

-Era 1322 Yo Sancho de Castillón y Pedro de Osieto dieron fin (terminaron, acabaron) a esta obra.

El mismo autor ubica a ambos artífices en la ciudad en 1284 que cita la inscripción, ya que figuran en el censo del monedaje de dicho año. No figura en dicho censo que tipo de oficio desempeñaban, por lo que no se puede determinar qué obras realizaron en la iglesia, aunque si tenemos en cuenta que la primera inscripción habla del cubrimiento de la nave, es bastante probable que fueran las correspondientes al coro.

En cuanto a la estructura de la techumbre, los ocho arcos diafragma y el muro de los pies conforman otros tantos espacios rectangulares de diferentes anchuras que se cubren con armaduras de madera a dos aguas, la más común que encontramos en Aragón. Se trata de una falsa parhilera, ya que en realidad son dos alfarjes colocados en plano inclinado y que quedan unidos en la cumbrera con una curiosa viga de perfil circular a modo de “hilera”.

En cada uno de los tramos se disponen dos grandes jácenas por paño, una en la parte superior y otra en el centro del plano inclinado. Entre estas vigas mayores van otras menores o jaldetas a modo de pares que crean alargados espacios rectangulares en los que se colocan transversalmente unos pequeños listones o saetinos que los dividen en pequeños huecos cuadrados sobre los que va la tablazón que cierra la techumbre.

Dado que los tramos de la nave no tienen una largura uniforme, el número de jaldetas y la longitud de las jácenas son variables. Así en el primer tramo son tres las jaldetas entre jácenas; seis en los tramos segundo, tercero, cuarto y quinto; ocho en el séptimo y nueve en el de los pies.

 

 
Mapa interactivo de la Comarca de Huesca
 
Página de inicio