un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

ALFARJE DE LOS AZLOR - PALACIO DE VILLAHERMOSA- (HUESCA)

   

 


Cada uno de los seis canes sobre los que se sustentan las jácenas tiene forma rectangular y un grosor inusualmente corto para lo que suele ser habitual en este tipo de techumbres. La decoración tallada se concentra en la mitad exterior termina en forma de quilla, también característica de los alfarjes mudéjares. En cuanto a la decoración pintada, ocupa toda la superficie, tanto en los estrechos laterales como en el papo, que se divide en dos espacios claramente diferenciados: un amplio rectángulo interior y un espacio troncopiramidal entre el anterior y la quilla que tiene forma de cabeza humana, y como tal se decora, sin olvidar las terminaciones en forma de punta de lanza, perdidas en algunos casos.

Comenzando por el can izquierdo de la primera jácena, la más alejada de la pared, en el espacio interior se representa la figura de un guerrero a caballo en posición de ataque. El caballero, que no porta armadura ni casco, lleva una espada en alto en la mano derecha mientras con la izquierda sujeta las riendas del caballo por detrás de una rodela que, al igual que la gualdrapa, se decora con un motivo de cintas. Como va a ser habitual en la mayoría de motivos de la techumbre, el fondo negro va salpicado de grupos de tres pequeños puntos blancos. Se enmarca con una serie de perlas rojas sobre fondo amarillo. Los laterales llevan un estilizado motivo de tallos y flores formando roleos, en color blanco sobre fondo negro.

3 4

El espacio exterior troncopiramidal se rellena con un motivo vegetal simétrico, compuesto por un fuste o largo tallo vertical central que termina en forma de flor de lis y del que salen a ambos lados tallos curvados que terminan en forma de ataurique. Salpican el fondo estilizadas estrellas de ocho puntas en color blanco, que también se verán en otras superficies del alfarje.

La forma y policromía de la cabeza que forma la quilla en que se remata el can es común, salvo pequeños matices, a los seis canes. Sobre fondo blanco, y en llamativos colores rojo y negro, se pintan unos grandes ojos almendrados, nariz perfilada en negro y boca en forma de ocho sin cerrar en el centro. Dos grandes rosetones en las mejillas y barba o perilla de diferentes formas completan el rostro, en este caso perilla debajo del labio inferior. Se completa la decoración en los laterales con líneas y pequeños motivos vegetales en blanco, amarillo y rojo.

7 8

 

Mapa interactivo de la Comarca de la Hoya de Huesca
 
Página de inicio