un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

TORRE DE LA IGLESIA DE LA ASUNCIÓN (CUTANDA)


Dentro de la Comarca del Jiloca hay un número considerable de templos barrocos que, a pesar de lo tardío de su construcción, siguieron incorporando sobre todo en sus torres elementos decorativos de tradición mudéjar, a la par que como norma general los cuerpos de campanas se construían en ladrillo reservando la piedra sillar o la mampostería para el cuerpo inferior que suele alcanzar hasta la altura de las cubiertas del templo. Uno de estos ejemplos lo podemos ver en la localidad de Cutanda.

Su parroquial de la Asunción de Nuestra Señora es una de las primeras iglesias que se levantaron en la zona en estilo barroco, tal vez debido a que en aquellos momentos la localidad no pertenecía a la Comunidad de Aldeas de Daroca sino al Arzobispo de Zaragoza. Fue el Arzobispo Don Alonso Gregorio quien el 2 de marzo de 1601 coloca la primera piedra del nuevo templo. Dado que la mitra zaragozana recaudaba el impuesto de las primicias, fue la encargada de sufragar enteramente la construcción. Las obras se prolongaron hasta 1627. El 27 de diciembre de este año, festividad de San Juan Evangelista, se celebró la misa inaugural en la nueva iglesia.

Se trata de un templo construido en cantería y ladrillo de planta cuadrada, con tres naves al interior cubiertas con bóvedas de lunetos y un crucero con cúpula sobre pechinas. Lo que realmente nos interesa es la torre que se levanta a los pies, y de la que se sabe que estaba concluida en el mismo año en que se inauguró la iglesia.

De planta cuadrada, al exterior se divide en tres cuerpos de ladrillo, algo que no es habitual en estas torres tardías donde el primer cuerpo suelo ser, como antes he comentado, de cantería o mampostería. El primer cuerpo es ciego y en cada unos de los dos pisos superiores abre un vano por lado, adintelados los del primero y en arco de medio punto los del segundo que sirven para cobijar las campanas.

2 3 4

La decoración de tradición mudéjar se concentra en el centro de las dos pilastras adosadas que hay en cada uno de los lados. En las del primer cuerpo el cajeado se rellena con una banda de rombos dispuestos en vertical. Misma disposición presentan las aspas del cuerpo de campanas.

5 6

Novedoso resulta el hecho de que se abandona la tradicional disposición en horizontal de estos motivos para disponerlos en vertical. Es posible que esta nueva concepción de los elementos decorativos se deba a que en la construcción de la torre no participaran maestros de obras de la zona sino que fuesen de Zaragoza los que la realizaron. A tener en cuenta también sobre esta posible llegada de mano de obra zaragozana, que la iglesia, tal y como he comentado antes, fue uno de los primeros templos que se construyó en estilo barroco dentro de la Comunidad de Aldeas de Daroca, ya que en estos inicios del siglo XVII todavía imperaba aquí el gótico tardío.

 

 
Mapa interactivo de la Comarca del Jiloca
 
Página de inicio