un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

IGLESIA DE SAN CIPRIANO OBISPO (CALASANZ)


Se sitúa Calasanz a cinco kilómetros de Peralta de la Salz, a cuyo ayuntamiento se encuentra anexionado actualmente. El casco urbano se asienta sobre la rocosa superficie de una colina cortada por sus lados norte y este, guardando todavía su trazado medieval con interesantes ejemplos de arquitectura popular.

Su origen está ligado al castillo que se levantaba en una elevada peña, larga y estrecha, en cuya ladera se agrupa el caserío de Calat-Sany o Calat-Sancti (Castillo del Santo) de donde se derivaría su nombre actual. Durante la Edad Media esta fortaleza tuvo una cierta importancia, tanto en el período musulmán como en el cristiano, para la defensa de Barbastro y como punto de vigilancia de la ruta entre Monzón y Lérida. Actualmente nada resta del recinto fortificado, quedando en el lugar únicamente la ermita románica de San Bartolomé, mandada construir por Pedro I en 1102 por haber sido el día de este santo (24 de agosto) cuando se tomó la fortaleza.

La iglesia parroquial de San Cipriano se levanta en un montículo sobre las barranqueras que vierten al río Sosa. Es obra renacentista del siglo XVI en piedra sillar, aunque las marcas de cantería que aparecen en varios sillares hacen pensar en la existencia de un templo anterior del que fueron aprovechadas para levantar el actual.

Adosada al tramo de los pies del lado del Evangelio se encuentra la torre campanario de tres cuerpos, de planta cuadrada los dos primeros y octogonal de cubierta plana el tercero. En el centro de la fachada de los pies se abre la portada de acceso a la que se llega a través de amplia escalinata que parte de la calle inmediata. Se compone de tres arquivoltas de medio punto de aristas recortadas a bocel y un trasdós curvado de sección poligonal.

1 2

Concebida en un principio de una sola nave con cabecera poligonal de cinco lados, ampliaciones posteriores, sobre todo en el siglo XVIII, la convirtieron en planta basilical de tres naves, terminadas las dos laterales en testero plano. Presenta coro alto a los pies.

Se cubre la nave central con bóveda de lunetos encamonados lisos. Las naves laterales abren a la principal en sus tres primeros tramos a base de arcos formeros en medio punto y cubren, las del primer tramo con cúpula con linterna sobre pechinas, mientras que las otras cuatro lo hacen con casquetes esféricos también sobre pechinas.

3 4

Son estas cuatro cúpulas más el intradós de los formeros del segundo y tercer tramo, así como de los dos perpiaños de comunicación entre estos tramos, los que aquí nos interesan por estar decorados con yeserías de tradición mudéjar. Una particularidad de este conjunto es la vistosidad de los coloridos que se han aplicado que resaltan fuertemente sobre el fondo blanco de los lazos que conforman los diferentes motivos. Lo que sí es muy probable que esta policromía sea fruto de algún repintado posterior.

Si las yeserías de la cercana iglesia de Peralta de la Sal se pueden atribuir a Juan de Marca, no sucede lo mismo con estas de Calasanz, que son más tardías e incorporan motivos no utilizados habitualmente por el arquitecto y su taller. Más parecen ser obra de un taller local que imitó algunos de los temas de Peralta y otros de la iglesia de San Francisco de Barbastro, concretamente de la capilla de San Antonio de Padua.

5 6

Comenzando la descripción por el arco del segundo tramo del lado derecho o del Evangelio. Una peculiaridad de esta iglesia de Calasanz la constituye la forma en que se desarrollan las cintas que forman los lazos y motivos, que quedan divididas en tres fajas iguales mediante una doble hendidura, en lugar de dos con una hendidura como es lo habitual.

Este motivo parte de un lazo de ocho formando sus prolongaciones hexágonos entrelazados en forma de cruz. El centro de esta cruz es un espacio cuadrangular, mientras que en los extremos se originan espacios pentagonales con los laterales muy cortos, lo que les hace parecer a primera vista triangulares.

Los espacios cuadrados y pentagonales se rellenan con puntas de diamante mientras que los interiores de los lazos de ocho lo hacen con estrellas de ocho puntas biseladas y pintadas en color dorado.

7 8

La cúpula, al igual que las otras tres, presenta una decoración de tipo mucho más barrocoquizante que los arcos. Partiendo de un motivo central circular, se genera un primer anillo de ocho semicírculos cuyos huecos se cubren con tallas de querubines. Un segundo anillo intercala espacios circulares con otros ovalados, para terminar en la base con grandes óvalos verticales que alternan con un motivo compuesto por un doble círculo y una forma que alterna curvas cóncavas y convexas.

Tanto círculos como óvalos se rellenan con abultados motivos barrocos de vistosos colores verdes y dorados. Las intersecciones de lazos formando los motivos antes descritos generan, a su vez, pequeños espacios, pentagonales en su mayoría que se cubren con puntas de diamante resaltados sus bordes en color negro.

9 10

 

 
Mapa interactivo de la Comarca de La Litera
 
Página de inicio