un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

EL MUDÉJAR A PLUMILLA de MIGUEL BRUNET CASTELLS

Torres de planta octogonal


A la hora de elegir una tipología para clasificar las torres mudéjares aragonesas hace tiempo que se utiliza la que hace referencia a su construcción interior en detrimento de la basada en la planta. A pesar de ello, a la hora de presentar los dibujos de Miguel he optado por esta última, fundamentalmente porque en los mismos representa únicamente los exteriores con detalles de sus elementos decorativos. No obstante, al seguir un posible orden cronológico dentro de cada categoría, se puede ver que en general comparten la misma evolución que si nos ciñésemos a los interiores, como podremos comprobar a continuación al tratar de las torres de planta octogonal, que conforman el grupo más reducido, pero no por ello menos exento de debate en cuanto a su datación.

El primer grupo de esta tipología, y el que encierra una mayor polémica, incluye cuatro torres: San Pablo de Zaragoza, Santa María de Tauste, San Pedro de Alagón y la torre de la iglesia del Monasterio de Rueda. Todas ellas comparten una tipología interior idéntica de alminar almohade con dos torres entre las que discurre la caja de escaleras cubierta con bovedillas por aproximación de hiladas, y estancias superpuesta cubiertas con bóvedas esquifadas en la torre interior, aunque, igual que sucede con su cronología, esta disposición se ha rebatido últimamente en la de Tauste.

La zaragozana torre de San Pablo se data en el siglo XIII, anterior a la construcción de la iglesia mudéjar en el siglo siguiente, aunque no habría que descartar una datación más temprana, al igual que para la de San Pedro de Alagón, que comparte con aquélla las mismas fechas oficialistas, y de la que Javier Peña, su arquitecto restaurador, opina que se levantó en el siglo XI como alminar de la mezquita que ocupaba el solar de la actual iglesia. En el caso de la torre de Santa María de Tauste, recientes estudios, acompañados de una infografía, del arquitecto técnico Javier Carbonell, retrasan también la cronología que se viene manejando, a la par que proponen un sistema constructivo diferente para la misma, de tal manera que se trataría de una sola torre con estancias centrales superpuestas y una escalera intramural que da acceso a las mismas y al cuerpo superior. Por último, dentro de este grupo, encontramos la desconocida torre en el Monasterio de Rueda, que parece no dejar dudas sobre su datación en el siglo XIV, ya que se levanta sobre la estructura en piedra sillar de la capilla meridional de la cabecera de la iglesia con acceso en alto desde el dormitorio del abad.

Torres de San Pablo (ZARAGOZA), Santa María (TAUSTE), San Pedro (ALAGÓN) y Monasterio de Rueda (ESCATRÓN)

En Calatayud encontramos dos de las más monumentales torres mudéjares aragonesas: las de la Colegiata de Santa María e iglesia de San Andrés. Ambas lo hacen sobre una estancia hueca inferior sobre cuya bóveda apea el machón central hueco de la estructura de alminar de sus cuerpos superiores. Con contrafuertes en las esquinas, la de Santa María se data hacia los siglos XIV-XV, con recrecimiento más tardío, mientras que la de San Andrés suscita dudas sobre la fecha de la construcción de sus dos cuerpos inferiores, ya que el superior es un recrecimiento del XVI. La rareza de algunos de sus motivos decorativos y la estructura todavía conservada de mezquita en la iglesia hace suponer que podría tratarse de su alminar reaprovechado como campanario cuando se consagra al culto católico.

Santa María y San Andrés (CALATAYUD)

En Saviñán se conserva desafectada al culto la pequeña iglesia de San Miguel o de “La Señoría”, antigua mezquita que daba servicio a la población morisca que se concentraba en este barrio. La pequeña torre consta de dos cuerpos claramente diferenciados. El inferior podría corresponder al alminar de aquélla cuando, tras la conversión forzosa, se consagra la mezquita, y el superior a un recrecimiento del siglo XVI para alojar las campanas.

Una sencilla torre campanario, prácticamente lisa al exterior, se levanta adosada a la iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Pradilla de Ebro. La inclinación del cuerpo superior, común a los cuerpos octogonales mudéjares levantados en el siglo XVI, hace suponer en el recrecimiento de una torre anterior, quizás del siglo XIV cuando se construye la primitiva iglesia.

La iglesia de San Martín de Tours ocupa la que fuera sala de oración de la mezquita que allí se ubicaba en tiempos de la dominación musulmana de la localidad. Su torre de planta octogonal es obra de la segunda mitad del siglo XVI sobre un basamento más amplio que se relaciona con la base del antiguo alminar islámico.

3 4 5

La Señoría (SAVIÑÁN) - Virgen del Rosario (PRADILLA DE EBRO) - San Martín de Tours (TORRELLAS)

Ya al siglo XVI corresponden las dos espectaculares torres de planta octogonal de Muniesa y Mainar. La primera consta de cinco cuerpos, los cuatro superiores con contrafuertes en las esquinas. El inferior podría ser coetáneo de la construcción de la primitiva iglesia mudéjar en el XIV. Sí que es completo el desarrollo de contrafuertes esquineros en toda su altura en la de Mainar.

6 7

La Asunción (MUNIESA) - Santa Ana (MAINAR)

Por último, el grupo de torres mudéjares aragonesas de planta octogonal no quedaría completo sin hacer una breve referencia a la Torre Nueva de Zaragoza. Símbolo durante siglos de la ciudad, se levantaba en la actual Plaza de San Felipe. Obra del siglo XVI fue derribada por una decisión caciquil del Ayuntamiento a finales del XIX, alegando el peligro que suponía su inclinación. La torre elevaba su alto y esbelto cuerpo octogonal con contrafuertes en las esquinas sobre una base estrellada de dieciséis puntas.

Torre Nueva (ZARAGOZA)

 
Página de inicio