un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

Ermita de la Soledad (CUBILLEJO DEL SITIO)


Al igual que la mayoría de los pueblos del antiguo Señorío molinés, la primera noticia documental sobre Cubillejo del Sitio es la que aparece en la relación de parroquias de la Diócesis seguntina que se realiza en 1353. Conocido como “del Sicio” hasta el siglo XIX, tradicionalmente se recoge que en él se firmó la conocida como “Concordia de Zafra”, mediante la que Don Gonzalo, entonces señor de Molina, nombraba como sucesora a su hermana Mafalda que casaría con el infante don Alfonso, hermano del rey, pasando de este modo a quedar el Señorío vinculado a la corona castellana, proceso que culminaría con la muerte de Doña Blanca, heredando el título su hermana Doña María y, en consecuencia, su marido el rey Sancho IV de Castilla.

Su casco urbano se desarrolla en sentido longitudinal con la Carretera de Molina como eje transversal, y se organiza en torno a dos espacios abiertos, las plazas de Abajo y de Arriba. En la parte alta del pueblo se levanta la iglesia parroquial, obra renacentista del siglo XVI, bajo la advocación de San Ildefonso.

En la entrada del pueblo, por la carretera que viene desde Molina, y al lado del pairón de San Juan y del cementerio, se ubica la ermita de la Soledad. Sigue la tipología que entre el siglo XVI y XVIII parece ser se impuso en la zona, a base de planta cuadrada, volumen cúbico, cubierta con tejado a cuatro aguas y puerta de entrada en arco de medio punto. Según se aprecia en la parte que no está enlucida, está construida a base de sillares, algunos de gran tamaño y otros de largura considerable, colocados en hiladas irregulares, con la peculiaridad de que algunos de ellos presentan aparejo engatillado.

2 3

Al interior cierra, como todas las que estamos viendo en estas páginas de la misma tipología, con techumbre de madera en forma de artesa con perfil de par y nudillo y vigas cuadrales sobre pequeñas ménsulas y limas mohamades en las esquinas.

Lo más interesante lo encontramos en el almizate que desarrolla un motivo muy común en la decoración mudéjar como es el que alterna estrellas de ocho puntas con cruces en aspa, aunque aquí presenta ciertas peculiaridades, producto de la imaginación del fustero, probablemente local, que la realizo.

Sobre la base de los dieciséis cuadrados centrales se clavetearon pequeñas piezas de madera de manera que conformasen este motivo, incluyendo además otras en el interior de las estrellas de ocho formando una cruz patada de brazos iguales.

6 7

 

 
Página principal de las techumbres de la Comarca de Molina de Aragón
 
Página de inicio