un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

Ermita de Nuestra Señora de las Angustias (FUENTELSAZ)


La tradición atribuye la fundación del actual núcleo urbano de Fuentelsaz a los soldados del presidio que había en el castillo cercano que vivían en casas al lado de una fuente que daría su nombre al pueblo; en un momento determinado solamente quedaron cuatro de estos soldados, apellidados Gálvez, Ibáñez, Ruiz y Mencía, quienes bajaron a instalarse en el actual emplazamiento y para poder formar Concejo tuvieron que traer a un vecino de Campillo de Aragón dando origen de esta manera a la localidad. Más probable es que sus orígenes fueran parejos con la repoblación del territorio en el siglo XIII tras la conquista cristiana. Su historia va íntimamente ligada a la del castillo que se levanta en lo alto del cerro que domina el pueblo, y que adquirió cierta relevancia durante las Guerras de los Dos Pedros en el siglo XIV y de la Independencia en el XIX, cuando el Empecinado lo dinamitó para que no pudiese ser utilizado por las tropas napoleónicas.

1 2

En su casco urbano podemos contemplar interesantes muestras de arquitectura popular, entre las que destacan las casas grandes de los Gálvez y de los Ruiz de Mencía, además de parte de la estructura del llamado Palacio del Obispo. En lo religioso, además de la parroquial de San Pedro, que conserva el ábside y algunos canecillos de su primitiva fábrica románica, se levantan en los alrededores tres ermitas dedicadas a San Roque, Santa Bárbara y a Nuestra Señora de las Angustias, además de la de san Miguel a unos 4 kilómetros del pueblo.

3 4

La de Nuestra Señora de las Angustias se encuentra adosada al antiguo cementerio, a la derecha de la carretera que sale desde el pueblo a la general de Molina. De planta rectangular, está construida en piedra sillar dispuesta en hiladas regulares, y se cubre con tejado a cuatro vertientes. Se accede al interior por una puerta geminada de vanos arquitravados y parteluz en forma de pilar rectangular. Las puertas de madera tienen decoración tallada en forma de rombos.

5 6

Los muros interiores están pintados simulando aparejo de piedra sillar; en la cabecera y en cada uno de los muros laterales abre una hornacina en arco rebajado. Un baldaquino pintado de vistosos colores, cobija la imagen de la titular.

Se cubre este espacio interior con techumbre de madera en forma de alargada artesa con estructura de par y nudillo. A lo largo del alicer corre una banda decorativa tallada de tipo renacentista con motivos vegetales y pequeñas cartelas.

Separando las dos filas de tabicas o plafones que forman cada uno de los faldones y la unión de la inferior con el alicer, hay un pequeño espacio rectangular con una estrella de ocho puntas tallada en bajorrelieve. Las piezas que se colocan en los extremos de cada uno de estos plafones están talladas en forma de pequeño arco conopial.

La parte más interesante de la techumbre la encontramos en el almizate donde se disponen una serie de pinjantes de corte renacentista, mayores los que ocupan los espacios centrales, en lugar de las pequeñas estrellas antes vistas, y más pequeños los colocados en el centro de cada uno de los plafones.

10 11 12

 

 
Página principal de las techumbres de la Comarca de Molina de Aragón
 
Página de inicio