un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

Ermita de la Soledad (LA YUNTA)


La Yunta fue la única localidad del antiguo Señorío de Molina dependiente de una Orden Militar, la de San Juan del Hospital, situación que se mantuvo hasta el final del Antiguo Régimen. La necrópolis de San Roque, cerca de la ermita del mismo nombre, ha aportado interesantes elementos de ajuares funerarios de época celtíbera. Se desconoce cuando se funda el núcleo urbano actual y cuando la población pasa a depender de la Orden Hospitalaria, aunque en el Cartulario de la Orden en Castilla y León correspondiente a los siglos XIII y XIV, aparece un privilegio dado en Daroca el 24 de noviembre de 1211 por el rey aragonés Pedro II, por el que otorga al comendador hospitalario de Molina “enfranquecimiento para los hombres y ganados de Torre de la Junta”, nombre con el que debía de ser conocido en aquellos años el lugar de la Yunta, privilegio que fue ratificado por los sucesivos reyes de Aragón. En el siglo XVI está adscrita a la encomienda de Peñalén, y en el XVII la encontramos dependiendo de la de Poyos.

1 2

El trazado del casco urbano se estructura principalmente en torno a tres calles, que partiendo de la carretera que lo cruza, lo recorren de suroeste a nordeste. En el centro del pueblo se abre el amplio espacio de la plaza, en cuyos laterales se levantan la iglesia, el ayuntamiento y su construcción más emblemática, el torreón construido por los Caballeros de San Juan. A pesar de las drásticas reformas a las que se vieron sometidas la mayoría de sus casas, aún se pueden ver algunos interesantes elementos de sus primitivas fábricas, sobre todo en forma de grandes dinteles sobre las puertas de entrada.

Además de la iglesia de Santa María la Mayor, en su término se levantan las ermitas de San Roque, San Gregorio, Nuestra Señora de la Cabeza, la Soledad, y los exiguos restos de la de San Amancio.

Nos interesa la de la Soledad, que se ubica adosada al cementerio, a la derecha de la carretera de entrada al pueblo. De volumen cúbico, planta cuadrada y tejado a cuatro vertientes, está construida a base de mampostería excepto las esquinas y el muro norte, donde abre la entrada, que lo son de piedra sillar. Al interior se accede por una puerta geminada en arco de medio punto y parteluz en forma de columna clasicista.

4 5

El pequeño espacio interior se cubre, como es habitual en estos pequeños templos, con techumbre de madera en forma de artesa con estructura de par y nudillo y limas bordón uniendo los faldones. El único motivo decorativo lo encontramos en las piezas que se colocan en los extremos de los plafones que conforman aquéllos, en forma de triple arco tallado en uno de los laterales.

 

 
Página principal de las techumbres de la Comarca de Molina de Aragón
 
Página de inicio