un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA LUZ (LA ALMOLDA)


La villa de La Almolda se ubica en la comarca de los Monegros, en las estribaciones de la Sierra de Alcubierre, que aquí cambia su nombre por el de Sierra de Santa Quiteria por la ermita que se levanta en la cima, a 587 metros de altitud, y desde donde se contempla una espléndida vista del paisaje monegrino.

Destacan las ruinas del castillo árabe del siglo XI que se levanta en el tozal que domina el pueblo, la citada ermita de Santa Quiteria, obra barroca del siglo XVII, varias casas-palacio de tipo aragonés, capillas del Pilar, de San Juan y de San Antonio, así como las iglesias del Espíritu Santo, construida como nuevo cementerio, y la parroquial bajo la advocación de Nuestra Señora de la Luz.

Esta última, que es la que nos interesa, se levanta en la parte alta de la población. De estilo gótico tardío, es una construcción del siglo XVI.

 
 

Al interior presenta nave única con capillas entre los contrafuertes, ábside en la cabecera y coro alto a los pies sobre bóveda rebajada.

Tanto el ábside como los tramos de la nave se cubren con bóveda de crucería estrellada.

Retablos y mobiliario litúrgico desapareció por completo durante la guerra civil, siendo los actuales de factura moderna.

En la cabecera, encima del lienzo pintado a modo de retablo mayor figura un escudo heráldico seguramente relacionado con alguna de las familias nobles que residieron en la villa, y que posiblemente contribuyó en la construcción del templo.

 
 
 

La capilla que se abre en el centro del lado del Evangelio fue ampliada en el siglo XVII, dándole mayor profundidad y cubriéndola con cúpula sobre pechinas.

Abre en portada monumental de estilo barroco con sendas pilastras adosadas en los laterales que sustentan un entablamento, sobre el que descansa un frontón curvo partido.

En el centro del mismo una hornacina en forma de pequeño templete, aloja una moderna imagen de la Virgen del Pilar, bajo cuya advocación es de suponer se reformó la capilla.

 
 
 

El acceso se realiza a través de vano que cierra en arco de medio punto con el intrados decorado muy sencillamente. Las enjutas se ornamentan con motivos en escama de pez. Igual de sencillos resultan los motivos de las pilastras.

 
 

Al interior se cubre, tal y como se ha dicho, con cúpula con linterna que apoya sobre pechinas.

Su decoración es a base de un motivo de raigambre mudéjar, formado por octógonos entrelazados que generan espacios cuadrados en su interior y hexágonos de alargados laterales en los lados. Se rellenan los huecos con puntas de diamante.

 
 
 

Un segundo motivo donde se utiliza la decoración de tradición mudéjar, se encuentra en la cúpula de la linterna.

 
 

En el centro de la misma se encuentra una estrella de seis puntas con forma de hojas, y un rostro en la parte central. De la intersección de cada dos puntas sale una doble línea que va ensanchando hasta finalizar en la imposta sobre la que descansa la cúpula. En su interior tres formas romboidales en vertical. Los espacios que quedan entre estas divisiones se cubren con dos estrellas de puntas redondeadas, motivo claramente relacionado con la decoración de yeserías mudéjares que se utiliza durante época barroca.

 
 
 

BIBLIOGRAFÍA ESPECÍFICA SOBRE EL LUGAR:

* ABBAD RIOS, Francisco.- “ Catálogo monumental de España: Zaragoza ” Página 623. C.S.I.C. Madrid. 1957

 
Página de inicio