un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

EL MUDÉJAR A PLUMILLA de ÁNGEL VILLAR IGUAL


En esta página vamos a recorrer, a través de los dibujos de Ángel, algunos de los elementos mudéjares más representativos de las localidades de.

De la primera, y como no podía ser de otra manera, vemos sus dos espléndidas torres mudéjares. La primera corresponde a la Colegiata de Santa María y la inferior a la iglesia de San Andrés. Iconos de la ciudad, la de Santa María se considera como la más monumental de la comarca bilbilitana, y posiblemente de las torres mudéjares aragonesas. En la de San Andrés deberemos de prestar atención a determinados elementos de su decoración exterior que hacen pensar en una posible cronología pareja con la mezquita musulmana que se consagró al culto católico tras la reconquista cristiana de la ciudad.

Dominando el casco urbano de Ateca se levanta la iglesia de Santa María, de primitiva construcción mudéjar, a la que se adosa una magnífica torre de dos cuerpos claramente diferenciados. El inferior, de planta cuadrada, es el de mayor interés, tanto por su interior con estructura de alminar almohade donde destaca su caja de escaleras por cubrirse con tres tipos diferentes de abovedamiento, como por los motivos que decoran el exterior, y que hacen pensar en una cronología bastante más temprana que la que se baraja en torno al siglo XIV. El segundo cuerpo es un recrecimiento de principios del XVII.

3 4

Junto al castillo, y aprovechando uno de sus torreones, se levanta la torre del Reloj, con el cuerpo superior construido íntegramente en ladrillo en el siglo XVI. El aspecto de este cuerpo es obra de la colaboración entre los maestros cristianos Joan Pérez y Mase Domingo y el llamado Mecot, un prestigioso alarife musulmán de la comarca de Calatayud.

Entre Calatayud y Ateca se encuentra la localidad de Terrer, que también conserva parte de la fábrica mudéjar de su iglesia, junto a otra de las más interesantes torres mudéjares aragonesas. De planta cuadrada, consta de dos cuerpos claramente diferenciados, el inferior de escaleras con estructura de alminar y el superior de campanas, hueco. Los motivos decorativos y la cerámica que los acompañaba permiten situar su construcción en el siglo XIV, pareja a la iglesia mudéjar.

 
Página de inicio