la guía on-line del arte mudéjar aragónes
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

IGLESIA DE SAN PEDRO MÁRTIR DE VERONA (PINSEQUE)


Pinseque se ubica en la ribera del Jalón, a 20 km. de Zaragoza, junto al Canal Imperial de Aragón. Conocido en la Edad Media como “Pinsec” y “Puysec”, parece ser que su etimología hace referencia a dos características físicas del medio, por una parte la existencia de algún pino seco que singularizara el paisaje cuando se formó la población, y en el segundo caso la presencia de un montículo aislado o poyo (puy) lo que se acomoda perfectamente a la topografía del término, en el cual se distribuyen varias pequeñas elevaciones.

En el centro del pueblo se sitúa la Plaza de España en la que destacan dos edificios, por un lado el antiguo castillo-palacio de los Cerdán, construcción del siglo XV que actualmente alberga una residencia de ancianos, y la iglesia parroquial de San Pedro Mártir de Verona, que hasta el siglo XIX estuvo bajo la advocación de Nuestra Señora de los Ángeles.

La torre se levanta adosada a la fachada del Evangelio del último tramo de la nave. Presenta estructura mixta formada por dos cuerpos, de planta cuadrada el inferior y octogonal el superior, producto, como suele ser habitual, de dos etapas constructivas claramente diferenciadas.

2 3

El cuerpo cuadrado se construye en la segunda mitad del siglo XVI, a la par que se obra la ampliación del segundo tramo de la iglesia y el coro, mientras que el octogonal se levanta en el siglo XVIII, probablemente sustituyendo al primitivo cuerpo de campanas también octogonal del XVI.

4 5 6

Al interior presenta estructura de torre cristiana, hueca con los tramos de escalera adosados a los muros.

7 8

Obra de ladrillo en su totalidad, al exterior el primer cuerpo aparece exento de decoración hasta la altura del tejado del atrio que cobija la portada de entrada a la iglesia, donde aparece una primera banda de esquinillas dispuestas al tresbolillo. A continuación un paño con rombos y otro con un curioso motivo en forma de cintas verticales con tres nudos cuadrados cada uno, para terminar con otra banda, ligeramente más ancha que la inferior, de esquinillas al tresbolillo.

9 10

La torre se remata con cuatro torreoncillos esquineros, de planta cuadrada y remate piramidal, elemento común en las torres mudéjares mixtas para intentar suavizar a la vista el pase del cuadrado al octógono. Son estos torreoncillos lo que hacen suponer que el nuevo cuerpo viniera a sustituir a otro anterior de la misma planta, que debido a problemas estructurales tuvo que ser derribado para levantar el nuevo en 1749. De esta manera, la torre habría sido planificada ya en origen como mixta, al igual que las cercanas de Monzalbarba y Utebo. En el lado recayente a la plaza se colocó en época moderna, entre los dos torreoncillos, una caja rectangular para cobijo de un reloj y su maquinaria.

Como corresponde a su tardía construcción, el cuerpo octogonal se presenta exento de decoración en ladrillo resaltado. Con contrafuertes en forma de pilastras en las esquinas, se divide en altura en dos pisos, además del basamento y el entablamento superior.

En ambos pisos abre en cada paño un vano en arco de medio punto, cegados todos menos los dos que cobijan las campanas. Se remata la torre con tejadoz piramidal sobre cornisa volada.

12 13 14

La iglesia es una construcción de tapialete de piedra y yeso sobre un basamento de piedra sillar, hoy recubierto con cemento, utilizando el ladrillo únicamente en la puerta que abre, en sencillo arco de medio punto doblado, en el tramo de los pies, junto a la torre, cobijada por un moderno atrio abierto al frente.  

Al interior presenta nave única de dos tramos con cabecera poligonal y coro alto a los pies. Carente de capillas laterales en su primitiva construcción, las dos que abren en el lado de la Epístola son obra del siglo XVII.

15 16

Cabecera y tramos de la nave se cubren con bóvedas de crucería estrellada que denotan claramente las dos etapas constructivas del templo. Así, las del ábside de poligonal y el primer tramo, obra de la primera mitad del siglo XVI, con entrada por la calle del Pozo, y terminadas en 1550, son mucho más sencillas que las del segundo tramo que ya presentan un mayor entrecruzamiento de nervios. Esta ampliación se realizó pocos años después, entre 1565 y 1576, abriéndose entonces la entrada actual recayente a la plaza, a la par que también se levantaba la torre.

 

 
Mapa interactivo de la Comarca de la Ribera Alta del Ebro
 
Página de inicio