un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

IGLESIA DE SANTA MARÍA MAGDALENA (LOS FAYOS)


Los Fayos es uno de esos pueblos que difícilmente dejará indiferente a quien lo visite. Se levanta el pequeño casco urbano al pie de unos impresionantes mallos que cobijan la interesante ermita de San Benito, excavada en la roca, cerca del lugar en el que la tradición sitúa la cueva del mítico gigante Caco y de los restos del castillo del siglo XII en la parte más alta de los farallones, a la que se puede acceder después de una laboriosa subida acondicionada con tramos de escaleras. No hace muchos años se construyó junto al casco urbano la presa del embalse del río Val. En la Plaza Mayor se ubican los dos edificios más interesantes del lugar, el palacio de los Duques de Villahermosa y la Iglesia de Santa María Magdalena.

1 2

La construcción de la iglesia se contrató el 24 de julio de 1570 con los obreros de villa Joanes de Garnica, habitante en el castillo de Sora, y Jerónimo Pérez, vecino de Tauste. Dentro de las capitulaciones del contrato figura un campanario “ítem es condiçion que el maestro que tomara la dicha obra haga un campanario al canton que afrenta al horno que tenga diez palmos de ancho y catorze de largo y suba sobre la cumbre del tejado doze palmos y en cada quadro tenga una ventana y asienten en el las campanas que aora están en la yglesia y lo cubran a teja seca fasta ber que se podrá hazer sobre aquello, que sea dos regolas de grueso la pared”. Parece ser que la obra de la torre se demoró más allá de la conclusión del templo, pudiéndose haber levantado finalmente a finales de siglo o principios del XVII.

3 4 5

De planta cuadrada, se divide al exterior en tres cuerpos, el primero de mampostería recubierta con simulación de piedra sillar, que llega, como suele ser habitual, hasta la altura del tejado, y los superiores de ladrillo. Al interior es hueca en toda su altura, con escalera de caracol en la parte de sillería y adosada a los muros en la de ladrillo hasta llegar al cuerpo de campanas.

6 7

A pesar de lo tardío de su construcción y de no ser obra de maestros moros, los cuerpos de ladrillo conservan elementos estructurales y decorativos mudéjares, otro ejemplo más del profundo arraigo que este estilo tuvo en tierras aragonesas.

8 9

En el escaso desarrollo del primero de los cuerpos se disponen dos grandes aspas unidas o un rombo central con dos medios en los laterales, y una línea de dentículos en la parte superior, debajo de la sencilla cornisa que lo separa del superior.

10 11

En el cuerpo de campanas abre en cada uno de los lados un vano doblado en arco de medio punto, acompañado de decoración en ladrillo resaltado en los laterales y parte inferior, en forma de esquinillas, cruces, rombos, zig-zag y un curioso motivo en las esquinas superiores que parece querer imitar forma de espiga. Se remata la torre en terraza con cuatro pequeños torreoncillos en las esquinas.

12 13 14

La iglesia, de modestas dimensiones, consta de nave única con cabecera poligonal de tres lados, capillas poco profundas entre los contrafuertes y coro alto a los pies. Cabecera y tramos de la nave se abovedan con crucería estrellada.

15 16

Sumamente interesantes resultan las figuras de cuerpo entero representando una serie de Santos que se colocaron a modo de ménsulas en los arranques de los nervios de las bóvedas. A pesar de no ser de gran calidad confieren al interior de esta iglesia un aspecto casi único en Aragón. Entre estas figuras están las de San Pedro y San Pablo, a ambos lados del Retablo Mayor, y la de San Juan Bautista.

17 18 19

Al igual que en la construcción del templo, está documentada la intervención de Bernal del Fuego y Francisco Guarras en la decoración del interior por capitulación del 28 de agosto de 1575, por lo que es de suponer que en estas fechas el grueso de las obras hubiese finalizado o estuviese a punto de hacerlo.

 

 
Mapa interactivo de la Comarca de Tarazona-El Moncayo
 
Página de inicio