un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

IGLESIA DE LA MERCED (TERUEL)


Ubicada en la Plaza de su mismo nombre, la torre de la iglesia de La Merced es la gran olvidada del mudéjar en la ciudad de Teruel. La Catedral, la iglesia de San Pedro y las torres de San Martín y El Salvador, copan la atención, tanto de los estudiosos del tema como de los visitantes. Es incuestionable que si esta torre se levantase en cualquier otra localidad como elemento único, figuraría en lugar predominante en la ruta mudéjar que la zona, con especial alusión a la decoración de su cuerpo central. Sin embargo aquí en Teruel, retirada del resto de monumentos, no son muchos los que se acercan a contemplarla a pesar de su interés como construcción mudéjar en la ciudad del siglo XVI. En resumen, merece la pena un pequeño paseo para acercarnos hasta el arrabal de la Merced y completar con ello la visita al más que interesante mudéjar que ofrece la ciudad de los Amantes.

La actual iglesia tiene sus antecedentes en el convento de la Merced que, en el siglo XIV, se levanta en uno de los pequeños núcleos poblacionales que surgen extramuros de la ciudad medieval. De aquella primitiva fábrica nada se conserva, excepto unos escasos restos arqueológicos que han sido excavados en el interior del templo.

1 2

Adosada al tramo de los pies del lado del Evangelio se levanta la torre campanario, de planta cuadrada, dividida al exterior en tres cuerpos, los dos primeros obra de la segunda mitad del siglo XVI, mientras que el tercero corresponde a una ampliación barroca del XVIII coincidiendo con las reformas de la iglesia.

3 4 5

Dado lo tardío de su construcción, al interior se presenta totalmente hueca con acceso desde el interior de la iglesia y tramos de escalera adosados a los muros.

6 7 8

El primer cuerpo, de planta cuadrada, se levanta sobre un basamento de piedra sillar. A partir de aquí se construyó en ladrillo, enfoscado hasta algo más de la mitad de este cuerpo. En la parte baja se conserva parte de una inscripción en la que se lee “Teruel”. Un desconchado encima permite ver varias hiladas de ladrillo.

9 10

La decoración en ladrillo resaltado se concentra en la parte alta en forma de banda de esquinillas simples y un vano doblado en arco ligeramente apuntado con unos curiosos motivos en los laterales. En cada uno de ellos se dispone un rehundido que se rellena con seis filas de esquinillas en vertical, alternando las de diente de sierra con las aboceladas a base de ladrillo aplantillado. Es posible que se quisiera recordar con estos dos elementos a las otras torres. Por una parte, el vano se dispone en amplio derrame al exterior doblado en lugar de con arquivoltas. En segundo lugar, los rehundidos con esquinillas entre los que se intercalan columnas de ladrillo aplantillado circular hacen pensar en los frisos de esquinillas con fustes cerámicos. Se completa la decoración con una nueva banda de esquinillas simples. Una cornisa sobre ménsulas en forma de pirámide invertida da paso al segundo cuerpo.

11 12

Puesto que este segundo cuerpo es ligeramente más pequeño en planta y sus esquinas se presentan achaflanadas, se recurrió para suavizar el paso del cuerpo inferior a este superior a la colocación en las esquinas de unos pequeños y cortos torreoncillos en forma cruciforme con remate piramidal.

 

 
Mapa interactivo de la Comarca de la Comunidad de Teruel
 
Página de inicio