un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

IGLESIA DE LA ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA (RICLA)


La iglesia de la Asunción de Nuestra Señora de Ricla, antiguamente bajo la advocación de Nuestra Señora de Mediavilla, se levanta en el centro del núcleo urbano, ocupando un pronunciado desmonte a los pies del castillo. Se trata de un templo proyectado a finales del siglo XIV, construido a comienzos del siglo siguiente, ampliado en el primer tercio del XVI y reformado y reorientado litúrgicamente en el XVIII.

IGLESIA Y TORRE

Por las referencias documentales exhumadas hasta el momento, sabemos que los representantes municipales de la localidad habían iniciado los trámites para construir una nueva iglesia ya a finales del siglo XIV. De hecho, a finales de noviembre de 1390 consiguieron, para este fin, el permiso para utilizar los frutos que pudieran obtener de la primicia parroquial a lo largo de veinte años, bien de manera directa, bien a través de su venta.

No obstante lo anterior, el proyecto debió de quedar en suspenso hasta unos años más tarde, a principios del siglo XV. A estas fechas, concretamente a 1405, corresponde la primera noticia que permite asegurar que las obras estaban en marcha. La recoge Diego de Espés en su monumental “Historia Eclesiástica de Zaragoza”, donde dice que en ese momento Violante Ximénez de Urrea, esposa de Pedro Cornel, trató de favorecerlas entregando veinte florines de oro con los que obtuvo el permiso pertinente para recibir sepultura en la Iglesia: “por este año, se labraba la iglesia parroquial de la villa de Ricla, que es la antigua Nertóbriga, para cuya fábrica doña Violante Ximénez de Urrea, mujer del noble don Pedro Cornel, dio veinte florines de Aragón, y a esta causa el arzobispo le dio licencia para enterrarse en aquella iglesia sine impedimento operis dictae ecclesiae (esta obra tengo por cierto sería cuando se restauró aquella iglesia estos caballeros vivían en Ricla y al don Pedro Cornell le da el arzobispo título de venerable, en la licencia que le dio para la sepultura de doña Violante Ximénez de Urrea)

2 TORRE Y FACHADA SUR DE LA IGLESIA 3 TORRE Y SEGUNDO TRAMO

A esta primera etapa constructiva correspondería la fábrica mudéjar que comprende el ábside poligonal de cinco lados de la cabecera original y el tramo de nave adyacente. A pesar de sus exiguas dimensiones, la iglesia debió de cubrir con creces las necesidades de la pequeña comunidad cristiana que en esas fechas habitaba en Ricla. Hay que decir que, a tenor de los fogajes, o censos, que en esos siglos se hacen, la población de la localidad era mayoritariamente mudéjar. Así, en el primero de ellos, correspondiente a octubre de 1495, de los 83 fuegos con que contaba Ricla, 40 eran cristianos y 43 mudéjares; en 1610 cuando se produce la expulsión de los moriscos el censo nos habla de 200 casas que a razón de cinco individuos por cada una hacen 1000 personas que abandonaron la localidad.

ABSIDE DE LA CABECERA

En el siglo XVI, seguramente como consecuencia del aumento de la feligresía por los decretos de conversión forzosa dictados contra los mudéjares aragoneses a comienzos de 1526, se procedió a ampliar la iglesia con un nuevo tramo, “el cuarto nuevo”, por la zona de los pies. A través de los datos testimoniales, que no documentales, recogidos por José Ibáñez Cobos, por lo que hay que tomarlos con la debida reserva, la empresa fue sufragada por doña Inés de Mendoza, una aristócrata que también costeó la construcción de la torre: “la M.I. Sra. D.a. Inés de Mendoza, primera Marquesa de Camarasa y Condesa de Morata, fundó en la iglesia de Ricla el día 2 de agosto de 1532 un beneficio, dotándolo con los bienes y heredades de la Mezquita de Moros, cuya conversión fue el año 1522 [sic, por 1526], y rentaban dichas fincas catorce cahices de trigo y veinte arrobas de aceite; son patronos los señores Condes de Ricla. La Mezquita de los Moros, según tradición, era el edificio del molino de aceite de la señora Condesa de Guerrero. Dicha señora Marquesa de Camarasa hizo construir la torre de la iglesia a sus expensas; también la Cofradía de Media Villa contribuyó a su conclusión y remate donando cincuenta libras jaquesas. La misma señora Marquesa, bisabuela de D. Diego de los Cobos y Luna, hizo también construir a sus expensas el cuarto nuevo de la iglesia”. Parece ser que ambas obras, ampliación de la iglesia y torre, estaban concluidas el mes de junio de 1542, cuando Juan Lucas Botero, el Joven, reconoce haber recibido lo que se le adeudaba por la construcción de la segunda.

5 FACHADA LATERAL NORTE 6 UNION ENTRE EL TRAMO MEDIEVAL Y EL RENACENTISTA

Al exterior la iglesia se presenta como un bloque uniforme de ladrillo, del que únicamente sobresale la capilla barroca de la Magdalena. Que el templo es obra de dos etapas constructiva se muestra de forma evidente cuando observamos las fachadas laterales, donde se aprecia perfectamente la delimitación entre ambas.

7 LATERAL DEL ABSIDE 8 ABSIDE Y PORTADA 9 VANO DE LA TRIBUNA

Finalmente, en fecha indeterminada entre 1742 y abril de 1743 se reorienta la iglesia. En este mismo año de 1773 se abre el actual pórtico de entrada de estilo neoclasicista, con dos columnas clasicistas en los laterales terminadas en capiteles corintios sobre los que apea un friso en el que figuraba, hasta hace unos años en que se desprendió la parte correspondiente al año, la fecha “Año 1773”. Se remata con un frontón triangular.

10 RECRECIMIENTO DE LA FABRICA MEDIEVAL 11 DETALLE DE LOS VANOS PARABOOLICOS DEL ABSIDE

 

 
Mapa interactivo de la Comarca de Valdejalón
 
Página de inicio