un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA PIEDAD (MOYUELA)


En el centro del casco urbano de la localidad de Moyuela se ubica la iglesia parroquial bajo la advocación de Nuestra Señora de la Piedad. Su fábrica combina la piedra sillar con que se comenzó con el ladrillo que la sustituyó aproximadamente a la altura del arranque de las bóvedas.

La obra primitiva se levantó en la segunda mitad del siglo XVI con planta de nave única de dos tramos, cabecera poligonal de cinco lados y capillas laterales entre los contrafuertes. A mediados del siglo siguiente, aproximadamente hacia 1640, y gracias al mecenazgo de Don Pedro de Apaolaza, hijo de esta localidad y arzobispo de Zaragoza, se realizaron importantes modificaciones y ampliaciones en el templo que le confirieron su aspecto actual, y de las que se hablará más adelante al tratar el interior de la iglesia.

1 2

Centrándonos en el exterior, se observa perfectamente esa separación entre materiales, sobre todo en el hastial que conserva casi íntegra su primitiva estructura. En el centro de su parte inferior abría la primitiva portada en arco pétreo de medio punto, actualmente tapiada de manera que pasa prácticamente desapercibida. Encima del arco se abrió en época moderna un ventanal adintelado para iluminación del coro bajo. Siguiendo el eje central de la fachada, en la separación entre materiales abre otro vano, éste en arco de medio punto y de época posterior. Justo encima vemos un óculo cegado que sería el primitivo del siglo XVI sustituido en la ampliación del XVII por el de la parte superior, lo que da a entender que en esas obras se elevó el coro. Además, este último óculo rompe la banda decorativa a base de rombos en ladrillo resaltado, que recorría la parte alta del hastial.

3 4

El acceso actual al interior se realiza a través de la portada situada en el último tramo del lado de la Epístola. Abre en arco de medio punto enmarcado por dos pilastras que sustentan una cornisa y uno frontón partido. De ejecución muy sencilla, parece obra de las reformas del XVII.

Un vistazo por el exterior de la cabecera y del crucero por el lado contrario nos permite contemplar la ampliación hacia la cabecera donde se aprecia el mayor empleo de la piedra sillar, reservando el ladrillo para el remate de los muros esquineros y para la decoración bajo el alero en forma de frisos de esquinillas. También se abrieron en esos muros pequeños vanos en arco doblado con acusadas impostas en el arranque de los arcos exteriores.

7 8

 

 
Mapa interactivo de la Comarca del Campo de Belchite
 
Página de inicio
Ver estadísticas