un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

IGLESIA DE SANTA MARÍA (ATECA)


Al exterior la torre presenta, como ya se ha dicho anteriormente, la misma composición decorativa en sus cuatro caras. Está construida enteramente en ladrillo aparejado a soga y tizón, aunque se pueden ver algunas hiladas con los ladrillos dispuestos solo a tizón y otras solo a soga. En 1970 fue objeto de una desafortunada restauración por el arquitecto Rafael Melida que forró la base de la torre con placas de piedra para proteger el ladrillo de la erosión, acción verdaderamente inadecuada que fue subsanada con posterioridad retirando el recubrimiento excepto las dos primeras hiladas. En esta misma restauración se colocó una especie de contrafuerte, abovedado en su parte inferior, entre el muro del tramo de los pies y la pared oeste de la torre.

1 CONTRAFUERTE 2 CONTRAFUERTE

Exenta de decoración hasta prácticamente la mitad de su altura, dos únicos vanos se abren en los muros que sirven para iluminar la caja de escaleras a la altura de las puertas que dan acceso a las estancias de la torre interior.

Uno de ellos, en el lado oeste en el centro del motivo de espiga, es en arco rebajado en el que los ladrillos a sardinel integran el dovelaje despiezado al centro con gruesos tendeles entre los próximos a las impostas. Gonzalo Borrás lo asimila a vanos del castillo de Ayub en Calatayud.

El segundo vano abre en la parte baja del lado sur. Presenta un arco superior aquillado a ras del muro de tipo oriental, que para Agustín Sanmiguel “no está claro si verdaderamente pueda haber una influencia persa o es un defecto de construcción” . Se cierra con un arco apuntado rehundido.

3 VANO LADO OESTE 4 VANO LADO SUR

La decoración comienza con un friso formado por siete arcos de herradura ligeramente apuntados.

SERIE DE ARCOS TUMIDOS

Separados por anchas pilastras, se apoyan en columnillas de cerámica vidriada en verde oscuro y amarillo melado.

6 DETALLE ARCO TUMIDO 7 FUSTES CERAMICOS

En las albanegas de los arcos hay incrustados seis ataifores alternando los mismos colores.

PLATOS CERAMICOS

Encima de los arcos hay una banda de trece ataifores, que igualmente alternan los colores verde y amarillo. En la página siguiente se tratan con más detalle estas piezas.

DETALLE PLATOS CERAMICOS

A continuación de esta banda cerámica se presenta un motivo decorativo bastante extraño formado por cinco figuras geométricas en forma de aspas inscritas en un cuadrado rehundido.

MOTIVO EN FORMA DE ASPA

Dos aspectos llaman la atención de estos elementos. En primer lugar, tienen simetría vertical pero no horizontal, y en segundo, están separadas y no unidas formando una trama de rombos como suele ser habitual en las torres mudéjares aragonesas. En opinión de Borrás, es posible que la trama existiera en un principio y que la disposición actual sea producto de un corte arbitrario realizado con posterioridad.

DETALLE MOTIVO EN ASPA

Al construirse en el siglo XVI la galería encima del tercer tramo de la iglesia quedaron ocultas la cara norte y parte de la oeste de la torre. Gracias a ello podemos observar esta parte de la obra en su estado original, puesto que ha estado a salvo de las inclemencias del tiempo y de la mano restauradora.

11 DECORACION PARTE MEDIA TORRE 12 CARA NORTE DE LA TORRE DESDE LA GALERIA

El tramo visible comprende desde la banda de “espina de pez” hasta el friso intermedio de arcos apuntados entrecruzados con las dos bandas de esquinillas que ribetean el friso de platos cerámicos entre ambos motivos.

ESPINA DE PEZ, ESQUINILLAS, PLATOS Y ARCOS APUNTADOS ENTRECRUZADOS

La espina de pez u “opus spicatum” se sitúa por encima de las aspas, con el vértice a la derecha y ocupando todo el ancho de la torre. Está formada por unos cincuenta ladrillos inclinados en cada banda que sobresalen sobre otros tantos rehundidos. Este motivo aparecen también en las torres de Belmonte y Maluenda, ambas consideradas como alminares reaprovechados como campanarios cristianos. De forma parecida también se da en la torre de San Pablo de Zaragoza.

Siguiendo a Agustín Sanmiguel hay que decir que este motivo es discordante con el resto de la ornamentación de la torre, ya que rompe la simetría vertical, algo esencial en la disposición de los motivos decorativos. Desacertada la ruptura de esta simetría vertical, parece como si la torre perdiera estabilidad al llegar a este motivo y la parte de encima aplastara a la de debajo.

ESPINA DE PEZ

Sigue un friso de platos o discos cerámicos, que en número de catorce alternan los colores verde y melado ya vistos. Ribetean horizontalmente este friso dos bandas de esquinillas en forma de dientes de sierra, en número de veinticinco la superior y veintiséis la inferior.

15 ESQUINILLAS Y PLATOS CERAMICOS 16 ESQUINILLAS Y PLATOS EN LA CARA NORTE

 

Mapa interactivo de la Comarca de la Comunidad de Calatayud
 
Página de inicio
Ver estadísticas