un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

CATEDRAL DE SANTA MARÍA DE MEDIAVILLA (TERUEL)

INTERIOR



Al interior, la Catedral de Teruel conserva básicamente la estructura de la fábrica mudéjar que sustituyó al primitivo templo románico en la segunda mitad del siglo XIII. Parece ser que pronto se quedó pequeña la iglesia románica y por ello, además de por un creciente apogeo económico de la Ciudad, se acometieron obras de ampliación y renovación de la misma, levantando un nuevo templo de estilo mudéjar y elevando las tres naves, que se dotan de nuevas cubiertas de madera, planas las laterales y de armadura de par y nudillo la central. Las obras culminaran en 1335 con el enlucido y decoración del crucero y de los tres nuevos ábsides mudéjares.

1 2

Ángel Novella nos proporciona una valiosa información que deja constancia de que el templo románico ya disponía de tres naves, aunque de menor altura que las actuales, que se aprovecharon elevando a mayor altura sus muros, cegando los vanos anteriores y abriendo otros nuevos: “En la restauración que se hizo después de la pasada guerra y al picar los muros para el revoco, se hallaron en la nave de la epístola, pared medianera con la central, dos ventanas alargadas, con arco de medio punto, lo que hace suponer que proporcionaban luz a la nave principal sobre las cubiertas laterales. Y, para corroborar esto, en la segunda capilla de esta nave, se descubrieron restos del alero de la primitiva nave lateral, mucho más baja de techo que la actual que quedaba bajo las ventanas citadas. También a la altura de los vértices de los arcos entre naves, se hallaron vestigios de estas cubiertas. Y, en el exterior, al pie de la iglesia, y a la altura de la base de la arquería ciega de la torre, se aprecian restos del primitivo alero... Al picar el revoco de la nave central durante la citada restauración, y a unos tres metros bajo el alicer del artesonado quedó al descubierto una línea de unión de dos obras de distinta época y naturaleza”.

En contraposición con las primeras obras que se inician en la cabecera y finalizan en los pies con la construcción de la torre, éstas se comienzan por las naves que se sobreelevan según el gusto imperante con el nuevo estilo gótico que empieza a imponerse en la Península. Una vez finalizada la techumbre de par y nudillo que cubre la nave central se procedería a la construcción de un nuevo crucero y tres ábsides que sustituyen a los románicos que se habrían quedado desproporcionadamente pequeños con el resto de la iglesia. Estas obras, dirigidas por el maestro moro Yuçar de Huzmel, finalizarían en 1335 con el desmontaje de las cimbras y el enlucido y pintado de los ábsides, según consta en una relación de cuentas conservada en el Archivo Catedralicio y de la que se habla más extensamente al abordar la cronología de la techumbre.

4 5

La siguiente obra de importancia data de 1537 cuando el maestro de obras Juan Lucas, alias Botero, diseña las trazas de un nuevo cimborrio, cuyas obras se realizaron en el verano del año siguiente bajo la dirección de Martín de Montalbán.

La función principal de este nuevo cimborrio es dotar de mayor iluminación a la cabecera donde se había colocado en 1536 el actual Retablo Mayor. Considerado como la obra cumbre de la escultura renacentista en la provincia de Teruel es obra de Gabriel Joly y está dedicado a la Asunción de Nuestra Señora. Tallado en madera conserva su color natural sin policromía ni dorados. En él se representan los misterios de la vida de Cristo y de su Madre, que aparece en la hornacina central como Asunta a los cielos. Las tallas están dotadas de una gran fuerza y patetismos que se asocia a la influencia de Berruguete.

En el año 1700 se realizan diversas obras, entre las que figura el cubrimiento de la techumbre de la nave central con una bóveda encamonada compuesta por tres tramos en arista. También se construye la actual girola cuadrada en torno al ábside central, desapareciendo en consecuencia los laterales. Las naves laterales se fueron completando con capillas abiertas sobre todo en los siglos XVI y XVIII, quedando configurada la Catedral tal y como la podemos ver actualmente, a excepción de la bóveda central que fue retirada después de la guerra civil de 1936 para dejar a la vista la magnífica techumbre de par y nudillo que cubre la nave.

7 8

También se conservan los brazos del crucero que se cubren igualmente con bóveda de crucería sencilla. En la parte superior abren óculos que se cierran con yeserías repuestas durante las restauraciones. Al igual que en el ábside los nervios simulan despiece de sillares y alrededor de la clave se decoran con el motivo cordobés de alternancia de bandas verticales rojas y blancas.

9 10

Los capiteles corridos se sustentan en columnas quíntuples aboceladas. A su altura corre una imposta que alterna las bandas rojas y blancas al igual que en los capiteles. Debajo de la imposta una fina franja decorada con arcos mixtilíneos entrecruzados en su parte superior. Los muros de la parte de las bóvedas se ornamentan según el estilo mudéjar, a base de imitación de despiece de piedra sillar a soga y tizón rellenándose los tizones con el clásico motivo del nudo simple. Toda la decoración es producto de la restauración.

11 12

 

Mapa interactivo de la Comarca de la Comunidad de Teruel
 
Página de inicio
Ver estadísticas